25/09/2022
01:42 AM

Más noticias

Pueblo electrocutado

La Empresa Nacional de Energía Eléctrica históricamente ha sido una de las instituciones más rentables económicamente, pero también de las más saqueadas por los gobiernos de turno.

Ha sido y es una de las empresas estatales de menor credibilidad por su endémica mala administración debido a que ha sido manejada por políticos de oficio desde el año 1957 en la era de los gobiernos militares.

En sus 64 años de mal funcionamientos ha sido una guarida de los partidos políticos tradicionales, llegando a los extremos de su crisis en la última década, donde su déficit actual es de 62,499. 9 millones de lempiras. Donde un promedio de 1,924,543 clientes de los distintos sectores se han quejado del abuso de los recibos alterados en especial desde que la empresa colombiana, llamada en el país como Empresa Energía Honduras (EEH), empezó aumentando los cobros de este servicio a nivel nacional.

Colocando los llamados “contadores extorsionadores” que alteraron los cobros desmedidos a los usuarios en especial del sector residencial, llegando al extremo que el gobierno tuvo que hacer reembolsos millonarios a una parte de la población afectada.

Una Comisión Reguladora que no ha logrado los objetivos y ha quedado en una cortina de humo.

En los últimos años los cobros de este mal servicio han subido de una forma grosera e irrespetuosa para una sociedad que comienza a recuperarse después de los efectos dejados por la pandemia del coronavirus.

Es así que el gobierno confirma que desde este mes de octubre entra en vigencia el aumento del 8.46% para el sector residencial, que son un aproximado de 1,766, 350 abonados que aportan un 47% de los ingresos de la Enee.

Pues el pobre pueblo seguirá aún más “electrocutado” en un país llamado Honduras.