Algo que mucho les importa a las esposas es saber cuánto las aman sus esposos, cuánto las aprecian y cómo se preocupan de atender sus necesidades. ¿Qué haces para demostrar que amas a tu esposa? Hay cinco prácticas que dicen “te amo” y que resultan muy beneficiosas en la vida conyugal, dice Randall Cirner.

ORAR POR ELLA. Creo que lo más importante que un marido puede hacer por su esposa es orar por ella regularmente, porque la oración es poderosa y cambia las situaciones. Le pido a Dios que me dé sabiduría a mí para amarla más y atenderla mejor.

CONVERSAR. Con el pasar de los años, la conversación entre los cónyuges desaparece. ¿De qué se puede conversar? Temas relacionados con los hijos, horarios, finanzas, relaciones familiares, vacaciones, prácticas religiosas, música, libros. Todos necesitamos sugerencias sobre las actividades cotidianas y cómo organizarnos más eficientemente.

PREOCUPARSE DE SUS NECESIDADES. Hay tres necesidades importantes: tiempo para Dios, tiempo para amigos y tiempo para descansar. Darle a la esposa lo que ella necesita requiere un cierto esfuerzo del marido, ya sea ayudar con los niños, hacer mandados, pero claro, el matrimonio y la vida familiar lo merecen.

DARLE ÁNIMO. ¿Cuándo fue la última vez que le diste un cumplido significativo a tu esposa? ¿O un elogio sincero y genuino, por ejemplo, decirle mirándola a los ojos: “La comida estaba sabrosísima o te ves realmente hermosa con ese vestido?”. ¿Cuándo fue la última vez que le trajiste un ramo de flores sin ninguna razón en particular, salvo para demostrarle que la amas?

DAR UN PASEO JUNTOS. Salir a caminar por el parque, dar un paseo fuera de la ciudad, ir a un concierto o al cine, jugar bolos o algo distinto que haga crecer la relación de amor.