El Triángulo Norte, ha sido testigo de la infamia que puede causar una lista de personas. Mediante el presente ensayo delimitamos los antecedentes, causas y razones de la existencia de esta lista y el porqué la Administración de EEUU, Biden-Harris, tiene un interés razonable en que esta se promulgue y se viralice.

En orden de poder crear un verdadero entendimiento de la situación, establezcamos en primer instancia, porque se le llama a Guatemala, El Salvador y Honduras el “Triángulo Norte” y es que,

“Dicha conceptualización nace de un proceso de integración económica, y primera etapa en el año 1991 cuando El Salvador y Guatemala firmaron un tratado de libre comercio, el cual se amplió en 1992 con el ingreso de Honduras, por medio del tratado de Nueva Ocotepeque. Desde la integración de estos tres países se ha denominado el Triángulo del Norte.[1]”

Habiendo comprendido, por qué se nos llama de esta forma, analizaremos los antecedentes de la lista Engels, y con ello es imperativo hablar de la congresista y Miembro de la Comisión para Centroamérica, Norma Torres. La congresista ha sido frontal en cuanto a la lucha en contra de la corrupción en el Triángulo Norte e incluso ha manifestado su interés en ‹‹depurar›› los Gobiernos de estos tres países.

A finales del 2020 el Congreso estadounidense decidió aprobar la lista Engel, sin embargo, no fue hasta tras el cambio de gobierno en Estados Unidos, que existió un cambio en la política exterior, y fue la representante Norma Torres, que publicó una primera lista a en el mes de mayo del 2021 denominada, la ‹‹Lista Torres›› la cual representaba un reporte al Poder Legislativo de EE. UU. sobre personas dentro del Triángulo Norte que han jugado un papel fundamental en la corrupción de estos países[2]. Fue entonces, la Lista Torres, el primer empujón y una medida de presión para la publicación de la Lista Engel.

Mucho se ha hablado de la Lista Engel dentro y fuera de Honduras, pero ¿Por qué Lista Engel? ¿De dónde se origina el nombre? Si bien es cierto, el nombre oficial no es la Lista Engel, se le denominó de esta forma por el reconocimiento al ex congresista de EE.UU. Elliot Engel, el cual fungió como presidente del Comité de Relaciones Exteriores de la Cámara de Representantes[3]. Esta lista es el resultado y va en congruencia de conformidad con la sección 353 de la Ley de Compromiso Mejoramiento del Triángulo Norte-Estados Unidos. Dentro de las implicaciones que existen para los mencionados en la

Lista Engel, se incluyen: (i) La denegación del visado y admisión en EE. UU; (ii) La posible inclusión de sus nombres en sanciones más significativas, como por ejemplo en la sanciones globales de Magnitsky, sanciones que se encuentran relacionadas con casos de corrupción aun más significativas;

Se dirigen a los responsables de violaciones de derechos humanos o corrupción. El nombre deriva del caso de Sergei Magnitsky, un abogado fiscal ruso que en 2007 descubrió un fraude de 230 millones de dólares cometido por funcionarios fiscales del Ministerio del Interior ruso. Fue encarcelado en Rusia en 2008 por cargos de evasión de impuestos y murió en prisión en 2009, habiendo sufrido violaciones de derechos humanos durante su detención. En 2012, el Congreso de los EE. UU. aprobó la Ley de Responsabilidad del Estado de Derecho de Sergei Magnitsky, que permitió a los EE. UU. imponer sanciones a las personas identificadas como involucradas en la detención, abuso o muerte de Sergei Magnitsky y el consiguiente encubrimiento, o involucradas en delitos graves violaciones de los derechos humanos en Rusia en general. La Ley de responsabilidad global Magnitsky de derechos humanos, aprobada en 2016, amplió este régimen al permitir que EE. UU. imponga sanciones contra cualquier ciudadano extranjero responsable de graves violaciones de los derechos humanos y cualquier funcionario de gobierno extranjero responsable de actos de corrupción significativos[4].

Una singularidad que posee la lista Engel es la de nombrar, señalar y ‹‹avergonzar›› a las personas que se encuentran señaladas en esta lista, y es que es un elemento toral que la ley estadounidense exige se haga pública, lo que diferencia esta lista de las demás sanciones existentes. Podríamos fácilmente argüir que este elemento de ‹‹vergüenza›› es la verdadera intención del Congreso americano en entrever a los corruptos en Centroamérica. Este elemento, de señalamiento, ha sido altamente criticado por el Presidente Nayib Bukele, al señal a su asesor jurídico en esta lista, y de manera más conocida por hondureños, por el diputado Rasel Tomé y Edgardo Casaña, los cuales manifiestan, que la existencia de esta lista y sus sanciones, simbolizan injerencia estadounidense en El Salvador, Honduras y Guatemala, y vienen a menoscabar y soslayar los principios de autodeterminación de cada una de las naciones.

El interés de publicar estas listas por parte de la Política Exterior de EE.UU. ha venido a generar controversia e inestabilidad en las relaciones diplomáticas de estos países, creándose pláticas difíciles e incomodas en el derecho diplomático, sin embargo para Honduras el precio es aun más alto, crear disrupción con tierras americanas, pues el plazo para la ampliación del TPS, el cual ampara a miles de hondureños, se encuentra a la vuelta de la esquina.

Entonces, la Lista Engel, ¿qué es? ¿Injerencia o Ayuda?