La ciencia considera que la luna en sangre es un fenómeno meramente natural, esto se produce cuando el sol, la tierra y la luna están alineados entre sí. En otras palabras, cuando se produce el eclipse lunar se ve la luna de color rojizo en la etapa previa, durante y posterior del eclipse.

El efecto se produce ya que mientras la tierra va recibiendo los rayos que deberían llegarle a la luna, nuestro planeta absorbe muy bien las ondas azules, dejando pasar solo las rojas, formando lo que conocemos como la “Luna en sangre”.

“Y daré prodigios arriba en el cielo, y señales abajo en la tierra, sangre y fuego y vapor de humo; el sol se convertirá en tinieblas, y la luna en sangre, antes que venga el día del Señor, grande y manifiesto”. Hechos 2:19-20 RVR60.

La luna en sangre no solo representa una plenitud de tiempo, sino que también indica el fin de una era al señalar la aparición del Señor Jesucristo en el rapto.

El término tétrada generalmente refiere un grupo de cuatro cosas, en este caso se usa para designar cuatro eclipses lunares.

En los últimos setenta años ha habido cinco tétradas de lunas de sangre.

Nadie sabe el día o la hora en que Cristo vendrá, pero podemos tener entendimiento de lo que es ciclo, tiempos y temporadas en las que su venida ocurrirá.

Muchos dirán que los alienígenas vinieron y se llevaron a las personas, o los ovnis, pero lo cierto es que antes de su venida la maldad será multiplicada; pero hoy más que nunca debe manifestarse la plenitud, que significa la finalización de todas las cosas, es el fin de un tiempo ordenado por Dios.

Podremos evidenciar la plenitud de nacimiento, plenitud de carácter, plenitud del tiempo y plenitud de la multiplicación final.

Todo se está alineando en el propósito eterno, esta temporada será marcada por el favor de Dios inusual.