13/04/2024
12:09 AM

En honor a ellas

Renán Martínez

Muchos amantes de las buenas melodías se han deleitado con “Melina”, de Camilo Sesto, pero no todos saben que la canción está dedicada a una mujer aguerrida a la que Grecia llamó “la diosa de la belleza y la libertad” por su hermosura y haber luchado contra la “dictadura de los coroneles” hasta que esta terminó en 1974. Actriz, cantante y política, Melina Mercury grabó una serie de discos en apoyo a la resistencia, por lo que le fue retirada la nacionalidad griega y hubo de exiliarse en países europeos. En estas naciones emprendió una incansable actividad política denunciando el régimen fascista de Grecia, como también participando en manifestaciones y huelgas de hambre.

La dictadura de los coroneles cayó el 24 de julio de 1974 y dos días después Melina regresó a Grecia. Miles de personas la esperaron en el aeropuerto, en donde impactó su imagen bajando llorosa del avión, pero mostrando orgullosa el signo de la victoria. “Has vuelto, Melina... la huella de tu canto echó raíces... vuelven a reír tus ojos grises...”, dice entre otras cosas la melodía del recordado cantautor español. En honor a mujeres como Melina Mercury, pero que en Honduras no han recibido reconocimientos a sus méritos ni en una canción, dedico estas letras, lo mismo para aquellas que libran otro tipo de batallas cada día, en las aulas, frente a un fogón o una máquina industrial, las que sueñan con una vida más digna fuera de su patria, las empresarias, las comunicadoras sociales o aquellas que van por la vida cargando solas el fruto de una relación con alguien que no supo amarlas. Mujeres emprendedoras que destacan en las artes, las letras, la política, las ciencias o las que viven con humildad en la sombra del anonimato, todas son dignas de nuestra exaltación; pero también del estímulo para alcanzar su estrella, fuera del alcance de los misóginos y los feminicidas.

No solo por estar en las cumbres de la aristocracia o la nobleza, las mujeres están exentas de ser golpeadas por la vida. Pero cuando ello sucede saben resistir los avatares de su adversidad, igual a “una vela al viento”, como cantó Elton John a la princesa Diana de Inglaterra en sus exequias.

Desde que fuera decretado el 25 de enero Día de la Mujer por el gobierno de Julio Lozano Díaz, las hondureñas no solamente están ejerciendo el derecho a votar, sino también a ser electas, de tal modo que cada vez son más las que participan en el controvertido arte de la política o en actividades que solamente eran reservadas a los hombres. Esos derechos adquiridos con justicia meridiana dieron lugar a que por primera vez Honduras tenga una dama en la Presidencia. Este mérito será bien ponderado por la historia, sobre todo si la mandataria deja impresa la huella de una buena gestión.