17/05/2024
02:24 PM

¡Crítica!

Alejandro Espinoza

“La patria se puede fiar más de un crítico que trabaja que de un entusiasta que vocifera”: Eugeni d’Ors.

La palabra crítica, la acción de discernir, misma raíz griega Kri. Es la acción dirigida de opinión formal, fundada y razonada. En el lenguaje popular se halla la pseudocrítica donde existe la objeción, oposición y confrontación, la cual puede ser negativa o positiva. Cuando esta se fundamenta solo en el pasado es negativa y si establece parámetros al futuro es positiva siempre y cuando mantenga la unidad, fortalezca las relaciones, crea una sinergia de equipo en las personas y sociedad y logre reconocerlo para el éxito de equipo.

La mayoría de las personas que critican emiten opiniones, pero la gran pregunta es: ¿De quién son esas opiniones?, en varias ocasiones distintas. Jesucristo y sus discípulos escucharon la opinión del padre sobre su hijo amado. “Este es mi hijo amado; es muy complacido con él”, Mateo 3:17. RVR60. Al final de igual forma fueron las críticas infundadas en mentiras por los líderes religiosos de ese tiempo; las que llevaron a la muerte al Señor Jesucristo. Para Jesucristo, él le interesaba las opiniones de sus discípulos para asegurarles un futuro correcto y seguro y así poder experimentar el perdón, aceptación y el poder. “¿Quién dice la gente que es el hijo del hombre? Le respondieron: Unos dicen que es Juan el bautista, otros que Elías, y otros que Jeremías o uno de los profetas, Y ustedes, ¿quién dice que soy yo? Tú eres el Cristo, el hijo del Dios viviente, afirmó Pedro. Dichoso tú, Simón, hijo de Jonás le dijo Jesús, porque eso no te lo reveló ningún mortal, sino mi Padre que está en el cielo”. Mateo 16.13-17 RVR60.

La realidad es que cuando hay miles de críticas lo que prevalece en la vida es la buena opinión de las personas que respetamos, ya que eso inspira a dar lo mejor de nosotros.