El 16 de noviembre de 2022, comenzó una decisiva etapa para el programa Artemisa.

Desde el Centro Espacial Kennedy en Florida despegó el cohete más poderoso que la Nasa haya construido.

La cápsula Orión que transportaba, se acercó a la Luna, envió una imagen orbitándola a unos 130 kilómetros de su superficie.

Orión documentará el viaje con las 16 cámaras dentro y fuera de la nave.

La cápsula entró en la esfera de influencia lunar, la principal fuerza gravitacional que actúa sobre la nave espacial, así navegó sobre el lugar de alunizaje de las naves Apolo y el lado oculto del satélite.

El 26 de noviembre se espera que rompa el récord de distancia de Apolo 13 cuando alcance los 400,171 kilómetros de distancia de la Tierra y 64,300 kilómetros más allá del lado oculto de la Luna.

Dos días después, habrá viajado más de 432,100 km desde nuestro planeta, lo más lejos que haya alcanzado alguna vez una nave espacial construida para el transporte de humanos.

El 11 de diciembre amarizará en las aguas del océano Pacífico.

Habrá estado en el espacio 25 días, 11 horas y 36 minutos.

En ese espacio de tiempo habrá recorrido unos 2,000,000 de kilómetros.

Este viaje a la Luna no está tripulado.

La Nasa compartió una fotografía donde se aprecia al personaje Snoopy, el indicador de gravedad, flotando en el interior de la nave Orión.

La Nasa tuvo que retrasar cuatro veces la partida de la misión, dos por razones técnicas y dos por causas meteorológicas. Lo que no se puede retrasar es la defensa del territorio nacional. Belice y Guatemala están definiendo sus fronteras en la Corte Internacional de Justicia (CIJ), Honduras no ha pedido intervenir.

Ahora Belice reclama en la CIJ, el territorio hondureño de Cayos Zapotillos.