Ankara, Turquía

Ucrania ha pedido al Gobierno turco que cierre el estrecho del Bósforo, que conecta el Mar Negro con el Mediterráneo, a los barcos rusos, en respuesta al ataque lanzado por Moscú contra Ucrania.

“Pedimos a Turquía que cierre su espacio aéreo a los aviones rusos y cierre los Dardanelos y el Bósforo a los barcos rusos”, solicitó en una intervención televisiva el embajador de Ucrania en Ankara, Vasly Bodnar.

El diplomático solicitó a Turquía su apoyo en “estos momentos difíciles”.

Bodnar pidió también a Ankara que imponga sanciones a Rusia y congele activos económicos de Rusia.

“También es importante para nosotros que se nos faciliten armas y apoyo para nuestra defensa. El apoyo financiero y humanitario es también importante”.

Turquía aún no se ha manifestado sobre el ataque ruso, pero el presidente turco, Recep Tayyip Erdogan, ha convocado una reunión de emergencia con los ministros de Interior y Defensa, el Estado Mayor y los servicios de inteligencia.

El paso de buques de guerra por el Bósforo y por los Dardanelos está regulado por la Convención de Montreux de 1936, que limita número y tamaño de los buques de guerra de países no ribereños del Mar Negro, además de exigir un aviso con 15 días de antelación.

Estas provisiones solo se aplican a tiempos de paz. En tiempos de guerra, si Turquía es neutral, ningún buque militar de un país involucrado en el conflicto debe pasar por Bósforo o Dardanelos, salvo para retornar a su puerto.