24/06/2022
01:51 AM

Más noticias

Lapsus de Bush sobre “invasión injustificada” de Irak que él mismo lanzó causa indignación

El expresidente Bush confunde la guerra de Irak con la de Ucrania

El lapsus del expresidente estadounidense George W. Bush, que habló de “una invasión totalmente injustificada y brutal de Irak” cuando en realidad quería referirse a la invasión rusa en Ucrania, hizo reír a su auditorio pero indignó a muchos iraquíes.

“La decisión de un hombre de lanzar una invasión totalmente injustificada y brutal de Irak -- quiero decir de Ucrania”, se corrigió Bush durante un discurso pronunciado el miércoles por la noche en el George W. Bush Presidential Center, en Texas.

Su lapsus fue recibido con risas de su auditorio. “75 años”, agregó, en referencia a su edad, intentando justificar con humor su lapsus, lo que provocó una nueva salva de risas.

El extracto fue retomado por todos los medios de comunicación árabes y compartido ampliamente en redes sociales.

Las autoridades iraquíes no lo comentaron, pero muchos iraquíes expresaron su indignación.

“El fantasma de la invasión de Irak y de su destrucción persigue a Bush hijo. Su subconsciente lo expuso”, tuiteó el periodista iraquí Omar Al Janabi. “Sí, se trata de una invasión brutal e injustificada que seguirá siendo su peor pesadilla”, añadió.

“Llegó la hora de la verdad, la invasión de Irak es una pesadilla con la que vives (...) y que te atormenta”, escribió en Facebook Hamza Qusai, un usuario iraquí de la red social.

Vea: Corea del Norte prepara ensayo nuclear antes de visita de Biden a Seúl

La invasión estadounidense de 2003, iniciada bajo la presidencia de Bush, derrocó al dictador Sadam Husein, pero abrió uno de los períodos más sangrientos de la historia moderna de Irak, marcada por una guerra entre grupos religiosos y un incremento del poder de los yihadistas.

Entre 2003 y 2011, fecha de la retirada estadounidense, murieron más de 100,000 civiles, según la organización Iraq Body Count. Estados Unidos deplora cerca de 4,500 fallecidos.

La invasión inició el 20 de marzo de 2003 después de que se acusara al régimen de Sadam Husein de tener en su posesión “armas de destrucción masiva”, pero éstas nunca fueron encontradas.