24/05/2024
01:34 AM

Isis difunde video de un tercer periodista secuestrado

Los terroritas exponen a un nuevo rehén británico, entretanto Francia anuncia que se une a Estados Unidos en los bombardeos contra el Estado Islámico.

Bagdad, Irak.

El grupo Estado Islámico publicó el jueves un vídeo del fotoperiodista británico John Cantlie, capturado en Siria en 2012, en el que éste dice que va a revelar la 'verdad' sobre la organización yihadista.

En el vídeo publicado en YouTube, Cantlie, colaborador de los diarios Sunday Times, The Sun y también de la AFP, aparece vestido con un traje naranja y afirma estar en manos del Isis.

Los terroristas, a la vez, mostraron hoy una nueva estrategia comunicacional. En esta oportunidad sientan a un rehén para que lea un comunicado por medio de un sistema de lectura a cámara en el que se simula que lo enunciado por el 'conductor' es espontáneo.

El periodista británico lee un extenso comunicado de tres minutos en el cual aclara que no fue obligado a decir lo que está pronunciando y que habrá 'nuevas emisiones' de este particular 'programa' terrorista


Francia al ataque

Por su parte, el presidente de Francia, Francois Hollande, anunció hoy que su país ha acordado dar apoyo aéreo al Gobierno iraquí para bombardear a las milicias yihadistas del Estado Islámico (Isis), pero precisó que París no enviará tropas sobre el terreno y que su acción se limitará a Irak.

El mandatario francés explicó que su decisión responde 'a la solicitud de las autoridades iraquíes para acordar apoyo aéreo' y encargó al primer ministro, Manuel Valls, que informe de la intervención a los distintos grupos parlamentarios franceses.

El presidente de Francia describió un terrorismo que ha cambiado de dimensión y que nunca dispuso de tantos medios 'militares, financieros y humanos' y que quiere 'tomar el lugar' de los Estados.

'No solo Irak está amenazado, no solo Oriente Medio, sino Europa y el mundo', agregó Hollande, quien recordó que el Gobierno francés ha hecho adoptar esta semana un proyecto de ley para luchar contra la captación de voluntarios para el terrorismo en Francia.