18/05/2024
12:15 AM

Guardia Nacional comenzará a operar el martes en la frontera

El Gobierno mexicano asegura que con los 6,000 efectivos espera frenar la migración.

    México.

    El canciller de México, Marcelo Ebrard, informó ayer que la Guardia Nacional iniciará operaciones en el sur del país a partir del martes 18 de junio a fin de frenar el flujo migratorio hacia EEUU. Al despliegue de 6,000 efectivos de la Guardia Nacional se unen 825 agentes migratorios suplementarios.

    “El despliegue de la Guardia Nacional estará concluido para el día martes de la semana que entra. Se han tenido que hacer muchos esfuerzos para acelerar el paso”, dijo en conferencia de prensa el canciller Ebrard, al precisar que este cuerpo integrará policías federales, militares, navales, así como soldados y miembros de la Marina Armada.

    Ante una creciente ola de inmigrantes centroamericanos en EEUU, el presidente Donald Trump amenazó a México a finales de mayo con imponer aranceles a todas sus exportaciones si no tomaba acciones contundentes para impedir el paso por su territorio de estos migrantes.

    LEA: Donald Trump cumple 73 años y envió tarjetas a sus suscriptores

    México logró cancelar la aplicación de esas tarifas con un plan para frenar la inmigración que incluye el despliegue de los 6,000.

    Ebrard aseguró que, además, durante el fin de semana “van a entrar en total 825 elementos al Instituto Nacional de Migración, porque no tenía el personal suficiente y ese ha sido uno de los grandes problemas” para identificar y controlar a los migrantes.

    Registro de migrantes.

    Ebrard defendió que su país realice un registro de migrantes al señalar que México no quiere que solo crucen el territorio para ir a EEUU. “No queremos que atravieses nuestro territorio si vas de paso, si tu objetivo es llegar a otro país” porque ocasionarían “un problema a nuestro país”, aseguró Ebrard. El canciller apuntó que el problema con EEUU se debe a que el flujo migratorio de centroamericanos creció mucho, tres veces en menos de un año.

    Además, señaló el canciller, de la mayoría de las personas que cruzan el país “no sabemos ni siquiera cómo se llaman” por lo que México ha decidido comenzar un proceso en el que los que entren a este país deben registrarse y tienen que decir a qué vienen. “Y si quieres atravesar nuestro territorio para llegar a otro país pues probablemente lo que te vas a encontrar es que te vamos a decir ‘no queremos que atravieses nuestro territorio’ si vas de paso”, detalló.

    Consideró que cualquier país del mundo tiene derecho “a ejercer esa potestad”, en alusión al registro que llevarán, el cual está considerado en las leyes mexicanas de migración, precisó.

    Critican “imposición”.

    Para la oposición, más que una negociación, en Washington hubo una imposición de parte de los estadounidenses hacia los mexicanos.

    “Continuamos con el ultimátum (de los aranceles) y les entregamos la joya más preciada que es la aceptación de tercer país seguro”, denunció Damián Zepeda, del conservador Partido Acción Nacional (PAN), al señalar que EEUU continuará con esa exigencia.

    Zepeda reclamó además que el despliegue de la Guardia Nacional implica para México una fuerte inversión en recursos, lo que equivale a pagar el muro fronterizo que Trump tanto ha reclamado. “Muro humano conformado por los elementos de la guardia nacional”, añadió.

    El canciller aseguró que la orden del presidente Andrés Manuel López Obrador fue clara en el sentido de no aceptar un acuerdo de tercer país seguro, lo que significaría que migrantes que lleguen a su territorio tendrían que pedir asilo a México y no a EEUU. “¿Por qué razón? Porque es una decisión del Senado y así se los dijimos”, dijo Ebrard.