"

Washington, EUA.

Tras dos décadas de enfrentamiento y dos años de negociación, Irán llegó, finalmente, a un acuerdo con las potencias occidentales para proseguir su programa de energia nuclear ahuyentando los fantasmas de un supuesto interés en la obtención de la bomba atómica, oficialmente negado por Teherán.

El acuerdo aún debe ser firmado y ratificado pero en líneas generales establece que Irán se compromete a reducir en dos tercios el número de centrifugadores nucleares en el país y accede a “un acceso sin precedentes a las instalaciones nucleares y a toda la cadena de abastecimiento” según aseguró el presidente estadounidense Barack Obama.

El inquilino de la Casa Blanca, principal valedor del diálogo con Irán, saludó el acuerdo que calificó de “histótico” y, aún con cautelas, proclamó que a partir de hoy, “el mundo es más seguro”.

En contrapartida, añadió, la comunidad internacional “ha acordado proporcionar a Irán alivio a ciertas sanciones”, en especial aquéllas aprobadas en el Consejo de Seguridad de la ONU, en la medida en que Irán tome pasos en cumplimiento del acuerdo. Las sanciones unilaterales estadounidenses, dijo, seguirán vigentes.

"

"

El canciller iraní, Mohammad Javad Zarif, al término de las negociaciones en Lausana.

Sin euforia

Obama, sin embargo, alertó que el trabajo aún no está terminado y que Irán no podrá hacer trampa sin ser descubierto por los mecanismos acordados. “Los detalles fundamentales serán finalizados en los próximos meses, y nada estará negociado hasta que todo esté negociado”.

Según Obama, “si Irán hace trampa, el mundo lo sabrá. Si vemos algo sospechoso, haremos una inspección”.

Obama finalizó su intervención anunciando una inminente conversación telefónica con el primer ministro de Israel, Benjamin Netanyahu, para discutir el acuerdo de principios sellado en la ciudad suiza de Lausana.

Indignación hebrea

Israel, enemigo regional de Irán, ha criticado duramente las negociaciones desde su inicio. Al cierre de esta edición, Netanyahu todavía no se había pronunciado pero un alto responsable gubernamental ya dijo, bajo condición de anonimato que el compromiso de acuerdo era un “error histórico que hará que el mundo sea mucho más peligroso”. No se prevé que la reacción oficial difiera demasiado.

En Teherán, tampoco se habían pronunciado ni el presidente Hassan Rouhaní ni el líder supremo, Alí Jamenei. Miles de iraníes, sin embargo, se lanzaron a las calles para celebrar un acuerdo que les puede ayudar a prosperar.

"

"

Alegría en las calles de Teheran tras conocerse el acuerdo nuclear.
"