19/04/2024
12:32 AM

Incendios en Hawái dejan 67 muertos y cientos de desaparecidos

  • 11 agosto 2023 /

Acorralados por el fuego, residentes se lanzaron al mar para salvar sus vidas. “Parece que cayó una bomba”, dice sobreviviente. El número de víctimas aumentará, advierten.

Maui

Al menos 67 personas murieron en el devastador incendio forestal activo que está afectando a Hawái y particularmente al pueblo de Lahaina, ubicado en la isla de Maui. Los bomberos siguen luchando contra el fuego y las autoridades advirtieron que la cifra de víctimas seguirá aumentando en las próximas horas.

Los equipos de búsqueda y rescate con perros se desplegaron ayer para rastrear víctimas de lo que el gobernador Josh Green dijo que era “probablemente el desastre natural más grande en la historia del estado de Hawái”.

“Lo que hemos visto hoy ha sido catastrófico”, dijo Green tras recorrer Lahaina, una ciudad de unos 12,000 habitantes que sirvió como capital del reino de Hawái a principios del siglo XIX.

Incendios en Hawái dejan 67 muertos y cientos de desaparecidos

En un mensaje en la web del condado de Maui, la zona más devastada por los fuegos, las autoridades confirmaron la cifra de 67 víctimas y avisaron de que el incendio que asola la localidad de Lahaina todavía no ha sido contenido. El número de fallecidos coloca al desastre por delante del tsunami que en 1960 mató a 61 personas en la localidad de Hilo, recordó la CNN

El gobernador Green alertó que se espera que la cifra de víctimas mortales aumente “muy significativamente” y que 80% de la ciudad está “completamente destruido”.

En corto

Según las autoridades, la fuerte sequía que ha afectado a las islas en los últimos meses y los fuertes vientos procedentes del huracán Dora han provocado que las llamas se extendieran a una velocidad mucho mayor. “El cambio climático está aquí y está afectando a las islas”, afirmó el gobernador hawaiano Josh Green, quien calificó lo sucedido como “probablemente el mayor desastre natural en la historia del estado de Hawái”.Los 55 cadáveres que se han encontrado hasta el momento se hallaron en zonas exteriores y todavía no se ha inspeccionado el interior de los edificios quemados, explicó ayer el alcalde de Maui, Richard T. Bissen Jr. “Estamos esperando que la Agencia Federal para el Manejo de Emergencias (Fema) ayude con esa búsqueda, ya que están equipados para manejar las condiciones de materiales peligrosos de los edificios que han sido quemados”, precisó. Se estima que hay unas 1,000 personas desaparecidas.

Los fuegos han devastado más de 800 hectáreas en dos islas del archipiélago estadounidense y han obligado a evacuar a miles de personas, algunas de las que se lanzaron al agua para protegerse de las llamas.

El papa Francisco manifestó su “profunda tristeza” por la tragedia.

Los fuegos comenzaron en la madrugada del martes y su rápido avance puso en peligro viviendas, empresas y servicios públicos, así como a más de 35,000 personas en la isla de Maui, informó la Agencia de Gestión de Emergencias de Hawái.

“No queda nada, todo se ha ido, es un pueblo fantasma”, dijo Sarai Cruz, de 28 años, quien huyó de Lahaina con sus padres, su hermana y sus tres hijos.

Brandon Wilson, un canadiense que había viajado a Hawái con su esposa para celebrar su 25 aniversario, dijo a su vez que “realmente parece que alguien llegó y bombardeó toda la ciudad”. Imágenes difundidas en redes sociales muestran las brasas destruyendo esta localidad turística, densas columnas de humo tiñendo el cielo de negro y varios barcos atracados también en llamas.

“Todo era rojo, solo polvareda y viento, tan intenso como el infierno”, contó Ekolu Brayden Hoapili, quien logró escapar junto a su novia de las llamas.

“Creí que moriría”, dijo el joven de 18 años que se debate entre la alegría de haber sobrevivido gracias a la rápida huida y el arrepentimiento de no haberse quedado para ayudar a la gente que se quedó atrás.

“Cadáveres en el agua”

Al menos 100 habitantes de la zona saltaron al agua para evitar el fuego, informó a CNN la comandante de la Guardia Costera, Aja Kirksey, quien resaltó que unas 50 personas tuvieron que ser rescatadas del mar.

También se han declarado incendios en la Isla Grande de Hawái, pero las autoridades dijeron que estaban bajo control.

“Todavía tenemos cadáveres en el agua flotando y en el malecón”, comentó Kekoa Lansford, otra residente, a la CBS. “Hemos estado sacando gente (...) Estamos tratando de salvar su vida, y siento que no estamos recibiendo la ayuda que necesitamos”.

Los militares estadounidenses desplegaron tres helicópteros para ayudar a combatir los incendios.

Las aeronaves militares que ayudan a los Bomberos utilizaron el miércoles 570,000 litros de agua para controlar los incendios en el condado de Maui.

La red hospitalaria de la isla está “saturada” por los pacientes con quemaduras y personas que inhalaron humo, dijo la vicegobernadora de Hawái, Sylvia Luke, que describió la situación como “dramática”.

Las autoridades del condado pidieron a todos los visitantes que abandonen la isla “lo antes posible” y organizaron autobuses para llevar a los turistas al aeropuerto de Kahului. Las compañías aéreas están ofreciendo boletos a precios reducidos para facilitar la salida.

La Guardia Costera y el Ejército de EE UU se unen a los Bomberos para luchar contra el fuego.

Biden declara la situación
de catástrofe por el fuego

Washington. El presidente de Estados Unidos, Joe Biden, declaró el jueves el estado de catástrofe natural para Hawái, donde los voraces incendios forestales han destruido la isla de Maui y causado la muerte de al menos 67 personas, lo que permitirá liberar una importante ayuda federal para el archipiélago.

“La acción del presidente pone fondos federales a disposición de los afectados en el condado de Maui”, explicó la Casa Blanca en un comunicado.

Esta ayuda permitirá financiar las tareas de socorro de emergencia y reconstrucción de la isla. De su lado, el gobernador de Hawái, Josh Green, informó que miles de personas perdieron sus hogares a causa del incendio.

“Vamos a tener que alojar a miles de personas”, declaró Green a la prensa. “Eso significará acudir a todos nuestros hoteles y a los de la comunidad, para pedir a la gente que alquile esas habitaciones extra”, dijo.