20/05/2024
01:51 AM

Nayib Bukele aspira a ganar con solvencia su segundo mandato

Para analistas, en la región no hay madurez para estos procesos, ya que existe una inclinación al abuso y concentración del poder.

San Pedro Sula

Este 4 de febrero se celebrarán las elecciones generales en El Salvador, donde el favorito es Nayib Bukele.

Su respaldo popular masivo se debe a que su “guerra” contra las pandillas criminales llevó tranquilidad a la población, pese a limitar los derechos civiles con un régimen de excepción que rige desde marzo de 2022.

Bukele se presenta a la reelección tras un polémico fallo de la Corte Constitucional, que lo facultó para postular sea un segundo mandato consecutivo, aunque la carta magna salvadoreña no lo permitía. El mandatario recibió el 30 de noviembre una licencia parlamentaria de seis meses para lanzarse a la campaña.

" No hay un resultado extraordinario de bukele más allá de seguridad, está
en la media de la región.
"

Por el Frente Farabundo Martí para la Liberación Nacional (FMLN, izquierda) va como candidato el exdiputado Manuel Flores, de 58 años, mientras que en la Alianza Republicana Nacionalista (Arena, derecha), es el empresario radicado en Estados Unidos, Joel Sánchez, de 55 años. Son los contrincantes políticos con mayores posibilidades de competir contra el oficialismo por la silla presidencial; sin embargo, Bukele, quien ganó en 2019 con un 53% de votos, tiene prácticamente segura su reelección el domingo, según varias encuestas.

Los pronósticos apuntan que Nuevas Ideas, el partido del presidente, se hará con 57 de los 60 diputados del parlamento, mientras que Arena lograría dos curules y el Partido Demócrata Cristiano (PDC), uno; es decir, Bukele reforzaría el control total en la Asamblea Legislativa, eliminando todo contrapeso en ese poder del Estado.

Política dura

Bukele ha destacado por su ofensiva contra las pandillas que aterrorizaban al país, pero su medida de “mano fuerte” es criticada por activistas de derechos humanos, ya que se apoya en un régimen de excepción vigente desde 2022 que permite arrestos sin orden judicial y aducen que da pie a “detenciones arbitrarias, abusos y hasta torturas”.

Para el analista hondureño en temas de política internacional, Rodolfo Dumas, el sistema electoral en El Salvador resulta interesante dada la situación política de la región, pues considera que el país superó un proceso traumático de guerra civil y logró finalmente avanzar.

“El presidente Bukele, con un estilo peculiar, abordó las preocupaciones de seguridad de los salvadoreños, reduciendo significativamente la oposición. Ahora, este proceso electoral plantea interrogantes, ya que la Constitución prohíbe la reelección, pero estas prácticas no son ajenas a la región y se han replicado, como en Honduras”, reflexionó Dumas.

3 claves de elecciones generales

1. El camino a la reelección de Nayib Bukele se abrió en 2021, cuando la Sala de lo Constitucional de la Corte Suprema, que había sido nombrada por el Congreso de mayoría opositora, sin seguir el procedimiento legal, cambió un criterio de interpretación de la Constitución.

2. El último antecedente de un presidente que buscó reelección inmediata en El Salvador se dio bajo la dictadura de Maximiliano Hernández Martínez, quien gobernó entre 1931 y 1944. Opositores y abogados afirman que esta nueva postulación al cargo presidencial es inconstitucional.

3. Relegados a porcentajes de un dígito en encuestas, FMLN y Arena dominaron la política salvadoreña tras la guerra civil hasta que Bukele en 2019 rompió ese bipartidismo. Campaña electoral para contienda presidencial inició el 3 de octubre, mientras que de diputados el 3 de diciembre.

El experto también es del criterio que la región no está preparada ni madura para estos procesos de reelección, ya que existe una inclinación al abuso de poder y concentración del mismo, lo que representa riesgos graves para la democracia.

Esto inhibe la alternancia política, genera desgaste, limita la participación ciudadana y aumenta el riesgo de autoritarismo.

“Mientras Honduras y otros vecinos podrían caer en regímenes autoritarios, El Salvador y Guatemala han logrado superar sus crisis y fricciones. La reelección es contagiosa, y cuando líderes de otros países observan el éxito de estos procesos, hay tentación de imitarlos ilegítimamente”, cuestionó el experto.

Finaliza campaña en El Salvador y Bukele es favorito

A pesar de las críticas, las encuestas indican un abrumador apoyo a Bukele, por lo que de alguna manera, los partidos Arena y FMLN, los otros favoritos por su historia en la palestra política, tendrán que reconocer sus errores del pasado y atender las necesidades urgentes del pueblo salvadoreño.

En opinión de especialistas en materia de derecho de integración en nuestro país, esto debería ser una reflexión para los políticos hondureños, ya que la falta de respuesta a las necesidades puede llevar al surgimiento de líderes disruptores fuera de lo convencional.

De su lado, el abogado constitucionalista Juan Carlos Barrientos comentó que la política de encarcelar a la mayoría de miembros de maras y pandillas, junto con reformas profundas en el sistema legal penal y penitenciario, han catapultado la popularidad de Bukele en un país sumido en una descomposición social profunda.

Para saber

- 6.2 millones de ciudadanos convocados a participar en los comicios electorales a desarrollarse este domingo en El Salvador.

- 31 de enero se puso fin a una larga campaña. Salvadoreños tendrán que elegir presidente entre la oferta de seis candidatos.

- 5 años es el tiempo de mandato de un presidente en El Salvador. También se votará para elegir funcionarios de otros cargos.

“Su experiencia previa en los partidos Arena y el Frente Farabundo Martí, así como su exitosa gestión como alcalde de San Salvador, le aseguran prácticamente una reelección con aproximadamente un 80 % del voto electoral. Esto también le garantizará el control de la Asamblea Legislativa y las alcaldías, generando temor en la oposición, que percibe la posible creación de una figura dictatorial”, externó Barrientos.

“En cuanto a la reelección, considero que su impacto variará según la idiosincrasia de cada país centroamericano, por ejemplo: en Nicaragua, los Ortega han actuado como dictadores, pero esto no ha tenido un impacto significativo fuera del país; Costa Rica funciona como una democracia independiente; Guatemala, con su frecuente cambio de partidos políticos, no permite la reelección; y en Honduras, el caso de Juan Orlando Hernández ha quedado marcado negativamente en la clase política. Por lo tanto, no creo que la región se vea afectada de manera significativa por la reelección”, resaltó el jurista en conversación con este rotativo.

Con millones de electores salvadoreños, en los comicios también será renovado el Congreso, actualmente dominado por el oficialismo y sus aliados, y que tendrá 60 diputados en vez de los 84 de ahora tras una reforma electoral.