Ginebra, Suiza.

Los 194 integrantes de la Organización Mundial de la Salud (OMS) lanzaron el miércoles negociaciones con vistas a un acuerdo que mejore la prevención y el combate de futuras pandemias, en un momento en que el coronavirus resurge en varios de los países miembros.

La decisión fue adoptada por unanimidad tras una reunión excepcional de tres días en la Asamblea Mundial de la Salud, el órgano de toma de decisiones de la OMS que reúne a todos sus miembros.

El acuerdo “representa un compromiso común para reforzar la prevención, la preparación y la respuesta a las pandemias, tomando en cuenta las lecciones que aprendimos”, declaró la embajadora australiana ante la ONU, Sally Mansfield, al presentar el texto.

El texto fue propuesto por varias decenas de países, entre ellos los miembros de la Unión Europea y Estados Unidos. Los países ya se habían puesto de acuerdo de manera informal sobre la adopción de este documento el domingo.

Ahora, los miembros de la OMS deben abordar la elaboración del marco jurídico y decidir si este instrumento internacional será vinculante o no. Países como Estados Unidos se han mostrado reticentes a ello.

A finales de marzo, dirigentes de los cinco continentes como la alemana Angela Merkel, el francés Emmanuel Macron, el sudafricano Cyril Ramaphosa, el chileno Sebastián Piñera o el británico Boris Johnson presentaron una propuesta de instrumento internacional vinculante que contó con el respaldo del director general de la OMS, Tedros Adhanom Ghebreyesus

Pero queda mucho camino por recorrer antes de que un tratado vinculante u otro tipo de instrumento internacional para gestionar pandemias vea la luz.

El proyecto acordado prevé en primera instancia la creación de un “órgano intergubernamental” para escribir y negociar “una convención, un acuerdo u otro instrumento internacional de la OMS sobre la prevención, la preparación y la respuesta ante las pandemias”.