Incendios en el oeste de EEUU y Canadá consumen los recursos de los bomberos

Más de 2,100 bomberos luchan para contener el extenso incendio Bootleg, en el sur de Oregón, cerca de la frontera con California.

Los Angeles, Estados Unidos

Los múltiples incendios que desde hace días afectan amplias zonas del oeste de Estados Unidos y Canadá han ido reduciendo los recursos de los bomberos, dijeron este sábado las autoridades.

Más de 2,100 bomberos luchan para contener el extenso incendio Bootleg, en el sur de Oregón, cerca de la frontera con California. Pero algunos debieron retirarse mientras las llamas se expandían en medio de una nueva ola de calor.

California, afectada por sus propios incendios, prometió enviar bomberos para ayudar en Oregón. Y Canadá recibía unos 100 bomberos de México para apoyar a sus exhaustos colegas en Ontario, anunciaron las autoridades.

LEA: Evacúan a cientos de personas por incendios en California

El incendio Bootleg, de lejos el fuego activo más grande en Estados Unidos, que afecta un área de más de 1,000 km2 -mayor a la de la ciudad de Nueva York- y solo está controlado al 7%, según el sitio web Inciweb.

"El incendio sigue muy activo y su tamaño aumenta por el calor, la sequía y las condiciones del viento", dice el sitio oficial. Ha destruido al menos 20 casas.

El comandante de bomberos Rob Allen aseguró que el perímetro de 320 km del incendio "es una línea enorme para marcar y sostener". "Seguimos usando todos los recursos, desde excavadoras a aviones cisterna", dijo el viernes.

ADEMÁS: Infierno en California: Más de 2,500 bomberos luchan contra gigantesco incendio

En tanto, peligrosas tormentas eléctricas están previstas en California, donde el año pasado el fuego August Complex -el mayor registrado en la historia moderna de ese estado- fue desatado precisamente por una serie de rayos.

Y en Canadá, funcionarios anticiparon altas temperaturas en los próximos días de Alberta a Ontario -aunque no tan elevadas como los 49,6 grados centígrados registrados cerca de Vancouver hace tres semanas.

La Prensa