Biden minimiza crisis fronteriza y dice que México se niega a acoger a migrantes deportados

El mandatario estadounidense da su primera conferencia de prensa desde que llegó a la presidencia.

Biden brinda su primera conferencia de prensa tras su llegada a la presidencia de EEUU./AFP.
Biden brinda su primera conferencia de prensa tras su llegada a la presidencia de EEUU./AFP. /

Washington, Estados Unidos.

El presidente Joe Biden relativizó el jueves la afluencia de migrantes a la frontera de Estados Unidos con México, al asegurar que esto "sucede todos los años".

"Hay un aumento significativo del número de personas que llegan a la frontera en los meses de invierno -enero, febrero y marzo-" porque los migrantes "pueden viajar con menor probabilidad de morir en el camino debido al calor del desierto", dijo el presidente demócrata en su primera conferencia de prensa.

Biden también denunció que México se está negando a acoger a las familias migrantes que EEUU deporta por haber cruzado irregularmente la frontera, acogiéndose a una norma implementada por el anterior mandatario, Donald Trump.



"Estamos negociando con el presidente de México, creo que vamos a ver un cambio, todos (los migrantes indocumentados) deberían poder ser devueltos", afirmó Biden.

Sobre la crisis migratoria que afronta el país por la llegada de menores, el mandatario dijo que "nada ha cambiado" en la frontera con México.

A su juicio, el aumento de la inmigración y de los menores que llegan solos "pasa todos los años".

Biden designó esta semana a su vicepresidenta, Kamala Harris, como la encargada de liderar la misión de frenar la migración irregular desde Centroamérica y la coordinación con El Salvador, Honduras y Guatemala para combatir los problemas de violencia y corrupción que provocan la huida de sus ciudadanos hacia el norte.

Vea: Las imágenes del éxodo de migrantes hondureños en la frontera de Estados Unidos

La migración irregular de Centroamérica a EEUU ha crecido en los últimos meses y ha colapsado el sistema de acogida, lo que ha provocado críticas hacia su Administración.

Gran parte de las críticas se han centrado en la situación de los menores que han cruzado la frontera en las últimas semanas y que han tenido que quedarse más tiempo del permitido por la ley en centros de Oficina de Aduanas y Protección Fronteriza (CBP, en inglés) que están diseñados para adultos, no para niños o adolescentes.

Según fuentes gubernamentales citadas por los medios, la CBP tiene bajo su custodia alrededor de 5.000 menores de edad, mientras que los albergues del Departamento de Salud acogen actualmente a unos 15.000 niños y adolescentes que han cruzado la frontera sin la compañía de sus padres o un tutor legal.

La Prensa