Deportaciones de Estados Unidos a Guatemala continuarán pese a coronavirus

Guatemala prohibió la entrada de personas que lleguen de Europa, China, Corea e Irán.

Un funcionario de inmigración usa una mascarilla protectora como medida preventiva contra el nuevo coronavirus. AFP
Un funcionario de inmigración usa una mascarilla protectora como medida preventiva contra el nuevo coronavirus. AFP

Ciudad de Guatemala, Guatemala

Las deportaciones de migrantes desde Estados Unidos a Guatemala continuarán a pesar del brote del nuevo coronavirus en el país norteamericano, informaron este jueves autoridades de ambas naciones.

El canciller guatemalteco, Pedro Brolo, dijo en conferencia de prensa en el aeropuerto de la capital que las expulsiones seguirán debido a que el país centroamericano no ha prohibido el ingreso de vuelos desde Estados Unidos.

Guatemala prohibió la entrada de personas que lleguen de Europa, China, Corea e Irán para evitar que se produzca un primer caso del Covid-19.

También determinó poner en cuarentena de una semana a quienes ingresen desde Costa Rica, Honduras, México y Panamá.

"En este caso no se ha limitado la llegada de vuelos de Estados Unidos" por lo que las deportaciones continuarán, declaró el canciller guatemalteco, quien recientemente visitó centros de detención de migrantes en el sur de Estados Unidos.

Marlen Piñeiro, oficial del servicio migratorio estadounidense (ICE), explicó que el gobierno realizará controles sanitarios previos a la deportación, adicional a los exámenes médicos de rutina que realizan a los migrantes.

"Es importante porque tal vez cuando hicimos el chequeo médico no tenían fiebre", precisó Piñeiro.

139212-01-02(800x600)
Un funcionario de inmigración guatemalteco usa una máscara facial como precaución contra la propagación del nuevo coronavirus, en el Aeropuerto Internacional La Aurora en la Ciudad de Guatemala. AFP

Al llegar a Guatemala, los migrantes son sometidos a exámenes por autoridades sanitarias locales para detectar el posible contagio del Covid-19.

Guatemala recibe al menos tres veces por semana vuelos desde Estados Unidos con cientos de deportados, y desde el año pasado atiende a hondureños y salvadoreños bajo un acuerdo de asilo firmado con Washington para intentar contener la migración irregular.

En lo que va del año, Estados Unidos ha deportado a 9.554 guatemaltecos. Durante 2019, las expulsiones alcanzaron una cifra récord, con 54.599 casos.

Bajo el acuerdo de asilo, desde noviembre pasado han llegado 886 centroamericanos, aunque la mayoría ha regresado a sus países al desistir del programa. Solamente 16 siguen a la espera de que Estados Unidos resuelva su petición.

Brolo hizo un llamado a "evitar a toda costa" migrar ilegalmente, tras lamentar la reciente muerte de dos mujeres guatemaltecas que cruzaron sin papeles la frontera de Estados Unidos.

La Prensa