Donald Trump y el derecho a portar armas

En 2016, la Asociación Nacional del Rifle invertió en él más de $50 millones

El presidente de Estados Unidos, Donald Trump.
El presidente de Estados Unidos, Donald Trump. /

Florida, Estados Unidos

Después de la matanza de una escuela secundaria de Parkland, Florida, de hace dos años, Donald Trump se quejó de que los legisladores republicanos por no tomaban medidas para restringir la venta de armas por “temor” a la Asociación Nacional del Rifle.

Tras matanzas contiguas en Ohio y Texas en 2019, el presidente se mostró a favor de “fuertes revisiones de antecedentes”, pero volvió a dar marcha atrás.

Ahora, en plena campaña electoral, Trump defiende a rajatablas el derecho a portar armas, en marcado contraste sus posturas de los comienzos de su presidencia, cuando jugueteó con la idea de promover leyes más estrictas en relación con las armas.

El lunes, en el momento culminante de un discurso en New Hampshire, Trump dijo que el derecho a portar armas era tan precioso como los derechos a la privacidad, la libre expresión y la libertad religiosa. Asesores de Trump creen que su apoyo al derecho a portar armas puede ayudarlo en estados como Minnesota, Nuevo México y New Hampshire, donde necesita votos de hombres blancos y de zonas rurales.

La Prensa