La presión de China reduce a 18 los aliados diplomáticos de Taiwán

Honduras es uno de los países que reconoce la soberanía de la isla asiática, que en menos de un mes ha perdido a República Dominicana y Burkina Faso.

Para entender la situación de China y Taiwán, hay que remontarse hace más de nueve décadas.
Para entender la situación de China y Taiwán, hay que remontarse hace más de nueve décadas.

Redacción.

Por 77 años, la bandera de la República de China (Taiwán) estuvo izada en suelo dominicano, hasta que el 30 de abril el país caribeño decidió establecer relaciones diplomáticas con China Continental.

El primero de mayo, el ahora exembajador Valentino Ji Zen Tang salió con firmeza de la sede diplomática en Santo Domingo ante la presencia de empleados, empresarios, amigos y reporteros.

Apenas el 24 de mayo, Taiwán rompió relaciones diplomáticas con Burkina Faso tras el anuncio previo de ruptura por parte de ese país africano.

Este era el aliado diplomático taiwanés de mayor tamaño con unos 270,000 kilómetros cuadrados y 15 millones de habitantes. El país africano mantuvo relaciones con Taiwán desde 1961 hasta 1973 y desde 1994 hasta ahora, mientras que los tuvo con China Continental entre 1973 y 1994.

Taiwán es pequeño en cuanto a tamaño, pero es una de las principales economías del mundo.


Tras la segunda pérdida en menos de un mes, la nación asiática cuenta ahora solo con 18 aliados diplomáticos, de los que diez están en Latinoamérica y el Caribe (Belice, El Salvador, Guatemala, Honduras, Nicaragua, Haití, San Cristóbal y Nieves, San Vicente y las Granadinas, Santa Lucía, y Paraguay).

Otros seis están en Oceanía (Islas Salomón, Tuvalu y las repúblicas de Kiribati, Nauru, Palau e Islas Marshall), un país africano (Suazilandia) y el restante es europeo (el Vaticano).

Para temor de los funcionarios del Ministerio de Relaciones Exteriores de Taiwán, China mantiene conversaciones con todos sus aliados diplomáticos, según reveló el exconsejero de Seguridad Nacional taiwanés, Su Chi, quien agregó que un alto cargo chino se lo confirmó.

En los últimos dos años, Taiwán ya perdió a Sao Tomé y Principe, y Panamá. Esa tendencia hace creer que China intenta aplastar a Taiwán con presiones diplomáticas de sus aliados.

Benito Liao, cónsul general de Taiwán en Honduras, asegura estar triste por la ruptura de su país con República Dominicana, recordando que sirvió de 2005 a 2011 antes de partir al Vaticano.

“Las relaciones eran muy estrechas”, recuerda Liao.

China reporta uno de los crecimientos económicos anuales más grandes del mundo.


Para el diplomático es inevitable no pensar en Yin Tieh Hsieh, conocido como el padre del arroz dominicano y quien murió a los 89 años.

Este personaje dominico-taiwanés introdujo las mejoras genéticas al arroz criollo en ese país. El afamado genetista arribó en 1965 para trabajar en la Misión Técnica Agrícola de Taiwán y su dedicación a la isla caribeña es uno de los tantos ejemplos de cooperación y solidaridad del país asiático.

Taiwán cree que China compró a Dominicana por un préstamo de $3,000 millones y los hace recordar las promesas incumplidas a Costa Rica, país que en 2007 rompió relaciones con ese país.

Para ese entonces, China se comprometió con construir una refinería de petróleo de $1,000 millones y una proyecto de autopista valorado en $400 millones.

Tampoco ha cumplido a Sao Tomé y Príncipe con una donación de $14 millones y proyectos de ampliación al aeropuerto.

“Bajo el esquema de la política ‘one belt, one road’ (una franja, una ruta)’, China Continental ha ofrecido grandes préstamos para muchos países en desarrollo. Sin embargo, algunos no han sido capaces de devolver el préstamos a tiempo y casi les causa la quiebra, como el caso de Sri Lanka”, agrega Liao.

Rafael Sierra, embajador de Honduras en Taiwán, opina que la presión de China es innegable y que ahora tanto la nación asiática como sus 18 aliados deben buscar opciones para crecer juntos.

Taiwán recibió un golpe fuerte en sus relaciones diplomáticas en 1971, cuando se conoció a la República Popular de China como “el único representante legítimo de China ante las Naciones Unidas” y expulsó “a los representantes de Chiang Kai-shek del puesto que ocupan ilegalmente en las Naciones Unidas”.

En ese entonces, Honduras que había establecido relaciones diplomáticas con Taiwán en 1965, votó en contra de la expulsión de la representación taiwanesa ante Naciones Unidas.

La salida de la isla de la ONU provocó que decenas de países cortaran relaciones diplomáticas, pero casi medio siglo después de ese golpe y pese a la presión de la potencia china, Honduras sigue firme con Taiwán, estableciendo nuevos proyectos.

La Prensa