04/02/2023
01:17 AM

Más noticias

“Tropas rusas en Nicaragua, una amenaza para la región”

Activistas sociales y críticos de Ortega consideran que “hay una provocación” e instan al Sistema de la Integración Centroamericana (Sica) a discutir “la situación”.

SAN PEDRO SULA

Pese a que la Asamblea Nacional de Nicaragua aprobó en los últimos 15 años alrededor de 30 decretos que autorizan el ingreso de tropas rusas, organizaciones de derechos humanos y líderes de la oposición de Daniel Ortega advierten que la llegada de militares de Vladimir Putin es una provocación para Estados Unidos y una amenaza para Centroamérica.

A inicios de junio, Ortega le solicitó a la Asamblea ratificar el decreto presidencial 10-2022 que autoriza el “ingreso de naves, aeronaves y personal militar extranjero con fines de intercambio y asistencia humanitaria en beneficio mutuo en casos de situaciones de emergencia (...)”.

El decreto (ratificado el 14/06/2022) consigna que ingresarán, entre el 1 de julio y 31 de diciembre de 2022, tropas de los países de la Conferencia de las Fuerzas Armadas Centroamericanas (CFAC), entre ellos Honduras, Federación Rusa, México, Bolivia, Venezuela, Cuba y EUA.

Antecedente

En noviembre de 2021, la Asamblea aprobó un decreto para autorizar el ingreso de rusos durante el primer semestre de 2022.

Los militares rusos, dice el decreto, participarán en “intercambio de experiencias, adiestramiento, operaciones en contra de ilícitos en espacios marítimos en el Caribe y aguas jurisdiccionales en el Pacífico (...)”.

Ingresarán de forma rotativa “ochenta efectivos militares, naves y aeronaves de las Fuerzas Armadas de Rusia” que formarán parte del Comando de Operaciones Especiales General Pedro Altamirano, además, 50 participarán con miembros de la Fuerza Naval, Fuerza Aérea y Cuerpo de Transmisiones Blanca Stella Arauz Pineda y otro contingente de medio centenar integrará la Unidad Humanitaria y de Rescate Comandante William Joaquín Ramírez Solórzano.

Ortega -establece el documento SJ-E-22-64- solicitó la ratificación como “trámite de urgencia”, una exigencia típica en estas iniciativas.

Esta frase está escrita en los decretos anteriores enviados por el Ejecutivo, como el SJ-E-21-092 (23/11/21). Con este solicitó el ingreso de rusos para el primer semestre.A pesar de que el nuevo decreto no estipula un aumento en el número de militares, esta vez, su llegada es vista con recelo dado que Ortega es un fuerte aliado de Putin y es uno de los pocos líderes que apoya la invasión a Ucrania.

Relaciones

Mientras la Asamblea ratificaba el decreto la semana pasada, el hijo de Ortega se reunía en Rusia con el canciller Lavrov.

Reacciones

Arturo McFields, exembajador de Nicaragua en la Organización de los Estados Americanos (OEA), le dijo a Diario LA PRENSA que “pareciera que es lo mismo (de todos los años), pero en el contexto actual es una amenaza muy seria que no puede tomarse a la ligera”.

“En este contexto, considero que resulta peligroso para Nicaragua y peligroso para la región y el hemisferio. Le están abriendo las puertas a un país que desbarata a Ucrania y que tiene las armas necesarias y no tiene ninguna vacilación para usarlas. Mucha gente dice que esto es algo normal y podría ser, sin embargo, no podemos negar el contexto actual que vive el mundo”, dijo.

Para McFields, “Nicaragua y Centroamérica no necesitan militares, naves y aeronaves rusas, la región necesita educación, inversión, hospitales, ciencia y tecnología. Sin embargo, las prioridades están fuera de radar y (Ortega) está priorizando intercambios con una potencia que tiene un conflicto geopolítico con occidente”.

“Centroamérica no quiere estar en medio de este conflicto. Este tipo de visitantes pone en riesgo la seguridad de la región. Creo que el Sistema de Integración Centroamericana debería llamar a una reunión para analizar esta amenaza”, agregó.

La socióloga nicaragüense Elvira Cuadra, directora del Centro de Estudios Transdisciplinarios de Centroamérica, dice que la Asamblea “rutinariamente” cada seis meses autoriza la entrada de militares , “pero este último decreto ha causado mucho revuelo por el contexto”.

“El contexto está relacionado con la invasión de Rusia a Ucrania, con la confrontación con Estados Unidos. Una presentadora de televisión rusa (influyente) dijo que si EUA tenía armamento para alcanzar a Moscú, Rusia iba hacer algo similar emplazando mayor capacidad militar en Nicaragua para alcanzar la ‘ciudad que está en la colina’, se refiere a Washington. Esto debe ser considerado como un tema de preocupación”.

Cuadra le dijo a Diario LA PRENSA que Centroamérica posee instituciones, como Sica, que debe discutir este tema.

“Los países de la región, a excepción de Costa Rica, integran la CFAC y tienen “un tratado marco de seguridad democrática que habla sobre un balance razonable de fuerzas”.

Ana Quirós, miembro del consejo político de la Unidad Nacional Azul y Blanco, considera que Ortega intentará obtener un beneficio internacional porque “está aislado y teme que una parte del Ejército lo expulse del poder”.

“El régimen de Ortega, que tenía una relación fuerte con Juan Orlando Hernández, tenía una expectativa de mayor complicidad del nuevo gobierno de Honduras.Identificaba que iba a tener un vocero más, pero no lo ha tenido, tampoco se ha manifestado claramente.Al crear tensión con los militares rusos, le envía un mensaje a Honduras que es un gran aliado de EUA”.

Quirós le dijo a Diario LA PRENSA que con la presencia permanente de militares rusos, Ortega busca una protección armada ante un eventual intento de derrocamiento que pudiera promover una facción disidente de las Fuerzas Armadas.