21/02/2024
07:50 AM

Tres muertos y cinco niños desaparecidos por naufragio

El percance ocurrió en la laguna Ibans en La Mosquitia. Unas treinta personas se conducían en la lancha que se dio vuelta. Los afectados en el país por el temporal son 693.

    La Ceiba, Honduras.

    Un naufragio ayer por la mañana en la laguna de Ibans, municipio de Juan Francisco Bulnes, en La Mosquitia hondureña, cobró la vida de tres mujeres cuando la embarcación en la que se transportaban se dio vuelta debido a las embravecidas olas, consecuencia del frente frío.

    El fenómeno ya ha cobrado la vida de cuatro personas y dejado daños en infraestructura en el litoral del Caribe y el Valle de Sula.

    Las víctimas del naufragio fueron identificadas como Rosmery Gonzales (de 38 años), su hija Miselda Gonzales López (de 15) y la niña Yudelka Barahona (de 6). En la lancha que zozobró viajaban unas 30 personas, en su mayoría miembros de la iglesia Moraba, quienes se dirigían a la comunidad de Ibans después de participar en un oficio religioso en una aldea cercana.

    La laguna de Ibans adonde ocurrió el naufragio está entre los municipios Juan Francisco Bulnes y Brus Laguna, en un área de 64 kilómetros cuadrados.
    Cinco niños que viajaban en la embarcación se encuentran desaparecidos; el resto de los ocupantes logró llegar a tierra firme con ayuda de varios pescadores que se encontraban en el lugar, según dieron a conocer las autoridades municipales.

    “Estamos en la búsqueda de los niños desaparecidos, con apoyo de la Base Naval y voluntarios. Ellos se dirigían a sus casas en varias aldeas del municipio cuando una ola le dio vuelta a la lancha”, aclaró Antonio Villalta, alcalde de Juan Francisco Bulnes.

    En un inicio se supo que a medio camino la lancha se incendió, lo que provocó que naufragara; pero esta versión fue negada por el funcionario edilicio. “Se dijo eso porque algunos de los sobrevivientes resultaron quemados, pero eso fue por el combustible que al estar expuestos los quemó”, agregó Villalta.

    En Santa Rita, Yoro, hay daños en la carretera.
    Los sobrevivientes fueron trasladados al hospital San Isidro, de Tocoa.

    Las autoridades regionales de Copeco dijeron que en el litoral atlántico los efectos del frente frío no dejaron mayores daños ayer lunes, más que los que se reportaron el domingo anterior en esta zona.

    “Continuamos vigilando el paso de este fenómeno, pero ya hoy no se han presentado mayores emergencias respecto al domingo. Este martes el clima va a mejorar y es probable que todo vuelva a la normalidad con la salida de las embarcaciones marítimas, ya que el oleaje bajará”, manifestó Abraham Mejía, subcomisionado de la Copeco.

    En Roatán continuaba ayer la búsqueda de una canadiense que desapareció mientras buceaba.

    El río Ulúa está en constante monitoreo, ya que afectó el Valle de Sula.
    Valle de Sula

    El fenómeno mantiene en alerta a los comités de emergencia de los municipios del Valle de Sula, en especial los de Omoa, Puerto Cortés, Tela, El Progreso, El Negrito y Santa Rita, lugares adonde el desbordamiento de quebradas causó estragos.

    Marvin Perdomo, del Comité de Emergencia Municipal de El Progreso, informó que en ese sector las lluvias anegaron una considerable cantidad de viviendas, por lo que fue necesario evacuar a varias familias por pocas horas. “Estamos en alerta, pedimos a la población no confiarse y estar listos para dejar sus hogares, en especial en las partes bajas, y los que habitan a la orilla de quebradas”, apuntó Perdomo.

    En Pimienta y Villanueva hay albergados.
    El Cuerpo de Bomberos ha desarrollado una ardua labor en evacuación de personas y auxiliando a conductores cuyos vehículos han quedado varados en medio de las corrientes de agua. Las carreteras también han recibido un duro golpe por el temporal. Uno de esos tramos carreteros es el que de El Progreso comunica a Santa Rita, Yoro.

    Las alcantarillas fueron socavadas, el mayor peligro está en las cercanías de la aldea Arena Blanca y frente al hotel Chicago en La Pita. En este último sitio solo hay una vía habilitada. En Tela, los fuertes vientos derribaron árboles y destruyeron postes del tendido eléctrico.