25/07/2024
12:41 PM

'Sexting”, peligrosa moda que se extiende en redes

San Pedro Sula, Honduras.

Las nuevas plataformas de comunicación permiten grandes beneficios cuando se les da el uso correcto, pero hay el riesgo de que estas jueguen en contra de quienes las utilizan sin pensar en las consecuencias, aseguran especialistas en el tema.

Ante la aparición de muchas redes sociales, los adolescentes están implementándolas para incurrir en prácticas que muchas veces dejan en entredicho sus principios y moral.

Una de esas prácticas es el sexting, la peligrosa moda juvenil que se extiende en redes sociales y que en los últimos años ha ido ganando muchos adeptos.

Esta consiste en el envío de mensajes o fotos sexualmente explícitos por medios electrónicos, sobre todo por el teléfono móvil. Anna Acosta, máster en Matrimonio y Familia que estuvo en la ciudad impartiendo una charla sobre el impacto de las redes sociales en la familia, explicó que esta tendencia, al igual que el ciberbullying es practicada en su mayoría por muchachos en edades de entre 14 y 18 años que buscan ganar popularidad entre sus amigos de la red.

Razones

Reveló que de acuerdo con las estadísticas, son las mujeres jóvenes las que más practican el sexting, quienes en su afán de imitar prototipos impuestos por la sociedad aceptan enviar, ya sea a su novio o amigos, imágenes sugerentes de su cuerpo. Aunque hay quien también lo hace por exhibirse o por simple coqueteo.

“Lo que sucede con las redes sociales es que evolucionan constantemente. Son tantas y tan dinámicas que resulta casi imposible enterarnos de todo lo que nuestros hijos suben en ellas”, detalló.

La experta señaló que muy pocas veces los creadores de estos contenidos piensan en las repercusiones que llegan a derivarse de estas acciones, pues fácilmente pueden filtrarse entre un público más amplio volviéndose un tatuaje cibernético difícil de desaparecer.

Qué hacer

Ningún padre desea ser el último en enterarse de que su hijo está en sexting o alguna práctica parecida, por lo que Acosta recomienda tratar de mantener las líneas de comunicación abiertas con los hijos para que ellos no tengan miedo de hablar y denunciar si reciben fotos inadecuadas o están siendo presionados para enviarlas.