Tegucigalpa, Honduras.

En los primeros 13 días del mes de octubre, las autoridades de la Dirección de Niñez, Adolescencia y Familia (Dinaf) reportaron 733 nuevos casos positivos de covid-19 en la niñez, de los cuales 368 son niñas y 365 niños.

La información fue revelada de acuerdo con los reportes diarios que emite el Sistema Nacional de Gestión de Riesgos (Sinager). Estos nuevos casos suman un total de 35,582 niños y niñas que se han contagiado del virus en lo que va de la pandemia, de los cuales 10,559 han logrado vencerlo.

Los adolescentes comprendidos entre los 12-18 años de edad continúan liderando las estadísticas con 22,656 contagios, seguidos del grupo etario de 6-11 años de edad con 8,068 contagios y en tercer lugar se encuentran los niños y niñas comprendidos entre los 0-5 años de edad, con 4,858 casos positivos.

Lamentablemente 56 menores de edad han perdido la batalla contra el mortal virus, por lo que se reitera el llamado a la conciencia de las personas adultas de tomar todas las medidas de bioseguridad para evitar que la niñez siga siendo víctima.

Francisco Morazán encabeza los departamentos con mayores contagios, con 9,852 casos, seguido de Cortés con 7,593, y en tercer lugar se mantiene El Paraíso con 2,655.

La niñez infectada representa el 9% del total de la población hondureña que ha dado positiva al virus, de la cual el 54% son niños y el 46% niñas.

La titular de la Dinaf, Lolis Salas, exhortó a los padres y madres de familia acudir a los puntos de salud habilitados para inmunizar a los menores de edad, considerando que la familia es el principal espacio protector de la niñez.

Por lo que motiva a las familias hondureñas hacer cumplir el Derecho a la Salud que le asiste a los niños y niñas, llevándolos a vacunar, así como manteniendo todas las medidas de bioseguridad que prevengan los contagios.

Pese a los esfuerzos que orienta el Gobierno para lograr la vacunación en toda la población, Salas lamentó que exista resistencia por parte de un gran grupo de personas.

El llamado es a la reflexión y de aprovechar la disponibilidad de vacunas que ha priorizado el Gobierno para este grupo poblacional.

La Dinaf instó a la sociedad hondureña, particularmente a los padres, madres y cuidadores de niñas y niños, de no bajar la guardia y extremar todas las medidas de bioseguridad, como distanciamiento físico, uso permanente de mascarilla, de gel desafectamente y lavado constante de manos para prevenir los contagios en la niñez, considerada con uno de los grupos más vulnerables.