Hoy comienza el diagnóstico para mejorar atención en el hospital Mario Rivas

Después de muchos años de sufrir temor en el hospital sampedrano, por fin pacientes, médicos y visitantes se sienten seguros en el Rivas tras la llegada masiva de militares al recinto.

San Pedro Sula, Honduras.

El hospital Mario Rivas, sumido en una agónica crisis por la falta de medicamentos y el secuestro por el crimen organizado, según las autoridades, será sometido desde hoy a un profundo diagnóstico para mejorar la atención que deben recibir miles de pacientes.

El desabastecimiento de medicinas y materiales, la filtración del crimen organizado y negocios internos son algunas de las situaciones que las autoridades gubernamentales están investigando.

Se nombró una comisión interventora formada por los doctores Merlin Fernández y Jorge Fonseca, el teniente coronel Saúl Carrillo Velasco, la teniente Rosario Cruz y el empresario sampedrano Lenín Palencia.

Garantizar la seguridad médica será uno de los objetivos de los encargados de la intervención, además de crear conciencia en todos los empleados de que ellos son “los verdaderos guardias del hospital”.

El Gobierno ordenó la intervención por la muerte de un paciente al que, según denuncia, no se le dio la atención correcta y murió engusanado.

El presidente Juan Orlando Hernández ha dicho que se deducirán todas las responsabilidades correspondientes al personal si se encuentra que fue negligente.

Seguridad

Entre las primeras acciones está reforzar la seguridad. El fin de semana fue notoria la presencia de los militares, que pusieron orden. No dejaban entrar a nadie sin permiso, con identificación y justificación de visitar a un familiar en las horas establecidas.

Todo empleado debe portar su carnet visible para ingresar al centro asistencial.

Revisan todo carro que entra al hospital y resguardan cada puerta. Los familiares de los pacientes dijeron que se sentían más seguros porque, a pesar de los controles, saben que la seguridad ha mejorado.

“Estamos de acuerdo con la medida que han tomado las autoridades. Antes era un solo descontrol y se entraba como Pedro por su casa. Ahora que están ellos imponen respeto”, dijo Ana Juárez, quien tiene un pariente hospitalizado.

Según familiares de internos, “la falta de medicamentos es un cuento viejo”, por lo que ya no se sienten sorprendidos cuando les entregan la lista de materiales que deben comprar y llevar. Sin embargo, eso no deja de preocuparlos, ya que los precios de esos productos son elevados.

La ministra de Salud, Yolani Batres, ha dicho que encontraron problemas de desabastecimiento, pero ?ya va a empezar a entrar el medicamento que estamos comprando y vamos a garantizar la calidad”.

En pediatría no hay antibióticos, analgésicos, sueros ni sedantes. Hay déficit de enfermeras, equipo como bombas de infusión y ventiladores mecánicos.

Las acciones

Hoy a las 10:00 am, la comisión interventora se reunirá con todos los jefes de departamento y personal clave del hospital para conocer las carencias y el funcionamiento de los procesos.

Al finalizar el diagnóstico que durará dos días, los interventores comenzarán a preparar los informes que entregarán cada 30 días al presidente Hernández, que tiene contemplado reunirse con ellos esta semana.

“Las primeras acciones en seguridad han sido positivas. Tenemos reportes de que este fin de semana los empleados mostraron satisfacción porque la Policía Militar resguardó las zonas críticas donde se había perdido el control”, detalló a LA PRENSA la viceministra de Salud, Sandra Pinel.

La Prensa