San Pedro Sula, Honduras.

En febrero de 2015 cumple 100 años de haberse establecido en Honduras. Cada año paga más de L4 mil millones por concepto de impuestos al Estado. Genera más de 60 mil empleos, entre directos e indirectos, y tiene al menos 600 mil personas involucradas en toda su cadena en escala nacional.

Ya alcanza los 72 mil clientes activos, desde pulperías hasta grandes supermercados multinacionales, que compran miles de cajas por semana. Es la Cervecería Hondureña, cuyo principal centro de producción está instalado en San Pedro Sula.

Su presidente, Boyce Lloyd, concede una entrevista a LA PRENSA sobre la variada industria de las bebidas, así como la tendencia del consumidores hondureños, con especial énfasis en los sampedranos.

¿Qué vieron en San Pedro Sula para determinar que este sería el epicentro de las operaciones?

Estamos muy orgullosos de nuestra ubicación en San Pedro Sula. Es el centro del comercio en el norte y aquí están los servicios que nosotros necesitamos. Estar ubicados en esta ciudad ha sido una evolución lógica para nuestras operaciones de producción, ya que es un foco de actividad en el país y está cerca de Puerto Cortés, del que dependemos para la importación de nuestra materia prima.

Aunque nuestras operaciones de producción estén en San Pedro Sula, tenemos huellas en todo el país. Tenemos 13 operaciones de ventas y distribución en todo el país, incluyendo a Roatán.

Foto: La Prensa

Un empleado verifica el empaque de las cervezas. Foto: Cristina Santos.
¿Cómo ven la tendencia en el consumo de refrescos y de cerveza en la población sampedrana?

Primero hablemos de refrescos. Lo primero que debemos saber es que los consumidores están cambiando constantemente. Sus necesidades y preferencias están evolucionando. Hace algunos años, el mercado de refrescos, consistía principalmente en en bebidas carbonatadas. Ahora, los jugos, agua, isotónicos, té fríos y bebidas de malta forman una gran parte del repertorio del consumidor.

El mercado de cerveza ha tenido un constante crecimiento en los últimos años, pero atribuimos esto al fortalecimiento de nuestras marcas. Nuestras ventas de refrescos son mucho mayor que las de cervezas. Casi cinco veces. Esto se debe a que la edad legal para consumir alcohol es 21 años.

¿Quiénes compran más: los sampedranos, los capitalinos, los costeños, o la gente del interior?

Diríamos que en San Pedro Sula, porque aquí hay más personas más adineradas y eso lo aplicamos para ambos mercados (cerveza y refrescos).

De los estratos sociales ¿quiénes son los mayores consumidores de refrescos y cervezas?

Las ventas de refrescos están más dentro de la categoría C, D y E (clase media baja o baja). Las personas que están dentro de la categoría A y B (media alta y alta) consumen más agua o jugos. Por ejemplo, el Fuze Tea o las bebidas energéticas, que son más caras. Las personas que están en la categoría muy alta (A) prefieren Miller Lite, Port Royal, Corona, champaña, ron y licores. Los consumidores de cerveza que están en la categoría E toman la “caguama”.

Por su orden ¿cuáles son las cervezas que más compran los hondureños y cuál es la tendencia en refrescos?

Primero, Salva Vida; luego, Barena; Imperial, Port Royal. En refrescos, Coca Cola y luego Tropical.

Foto: La Prensa

Esta es la planta procesadora de la línea de vidrio de 330 mililitros. Es una de las más modernas del mundo en su categoría. Foto: Cristina Santos.
¿Cuáles han sido las inversiones más exitosas de la Cervecería Hondureña en la ciudad?

Las inversiones mantienen nuestro negocio completo. Sin una bodega no existirían las operaciones de la Cervecería. Sin nuestros camiones no podríamos distribuir y vender el producto. Sin las cámaras frías que brindamos como herramienta de venta a nuestros clientes, venderíamos mucho menos producto. Es una cadena virtuosa. Algunas inversiones son grandes, otras pequeñas, pero cada una juega un papel integral. Lo importante es que todas generan actividad económica saludable y muchos ingresos para las arcas del Estado. Por cada empleo generado se pueden llegar a sostener 15 empleos indirectos. Somos el mayor contribuyente de impuestos en Honduras, pagamos L4 mil millones anuales. La Cervecería, por medio de Azunosa, es uno de los mayores generadores de energía renovable para la Enee. El kilovatio/hora cuesta menos de 9 centavos de dólar.

¿A cuánto ascienden las inversiones en San Pedro?

El nivel promedio de inversión a nivel nacional que hacemos anualmente oscila entre $30-$40 millones. Un gran impulsor de eso es nuestra planta e instalaciones de producción en San Pedro Sula, que implica $10 millones por año, ese es el monto que se invierte aquí.

¿Van a crecer esas cifras en los próximos años? ¿Habrán sorpresas?

Si necesitamos expandir una línea de producción eso implica de $8-$12 millones. Yo creo que en algunos años nuestras inversiones llegarán a $20 millones en San Pedro Sula. Sí vamos a sorprender.Nuevas líneas de refrescos y cervezas vienen en la segunda parte de 2015 porque los consumidores están cambiando día a día. Son marcas que pensamos desarrollar internamente.

Esperamos continuar deleitando a nuestros consumidores con bebidas fantásticas y de calidad. Ya viene la Navidad y luego Semana Santa para nuevas campañas de mercadeo.

¿Hay planes de expansión en otros países?

Estamos muy orgullosos de ser parte de la familia global de SABMiller, que es una de las más grandes y responsables cerveceras a nivel mundial y posee el 99% de participación accionaria en Cervecería Hondureña.

En las últimas semanas hemos anunciado el ingreso al mercado canadiense; una empresa conjunta en Brasil, y hasta en Guatemala se distribuyen y venden algunas de nuestras marcas desde el año 2013.

Foto: La Prensa

Se producen entre 52 mil y 53 mil cajas de cerveza por día. Además, unas 12 mil cajas de refrescos. Foto: Cristina Santos.
¿Qué llamado haría a la nueva generación de universitarios?

El título es muy importante, pero es más importante la energía, el entusiasmo y el deseo de las personas. Eso se valora más. El conocimiento que te enseñan se vuelve irrelevante pronto. Se trata más sobre el proceso de cómo pensar, cómo organizarse, cómo absorber información. Es más importante el contenido, la escuela de la vida.

¿Cuáles han sido las claves del éxito?

El secreto del éxito está en la gente. Los catrachos trabajadores, inteligentes y alegres que han ayudado a una gran empresa por casi un siglo, pero debemos entender que nunca se llega al final del camino. La carrera nunca termina. El ganar es un proceso continuo y sin fin.

¿Cómo puede salir adelante San Pedro Sula?

Mi expectativa es que la ciudad continúe en el camino del desarrollo y que se vuelva un centro industrial y comercial aún más importante de lo que ya es en la región centroamericana.

Cuando un inversionista tiene planes de invertir la primera decisión es el país. San Pedro Sula es el lugar perfecto.

No hay tantas tierras como en Olancho, pero la gente es increíble y cuando existe esta cantidad de afecto y compromiso con la comunidad en una ciudad, esa ciudad seguro va a prosperar.