14/08/2022
01:37 AM

Más noticias

Sampedranos ya no soportan ola de robos en las colonias del noreste

Los vecinos de Los Castaños, Residencial Villas del Campo, Castaños Dos y Los Molinos son afectados. Piden a la Policía que haga más patrullajes.

San Pedro Sula, Honduras.

Cuando el periodista Salomón Salguero regresó a su casa en la colonia Los Castaños se llevó la sorpresa de su vida.

El portón estaba de par en par, las puertas dañadas y un inmenso agujero en el techo. Prácticamente dejaron su vivienda como “salón de baile”.

Los ladrones le llevaron todo a plena luz del día y tuvieron el descaro de dejar la ropa mojada que vestían en medio de la sala y ataviarse con la del comunicador.

Eso sucedió el viernes anterior y es parte de un saqueo de casas que los colonos de Los Castaños, Residencial Villas del Campo, Castaños Dos y Los Molinos han experimentado en los últimos días.

En las pulperías y los negocios de la zona se relatan anécdotas que evidencian la inseguridad que están viviendo y que muchos de ellos han presenciado.

“Ellos vienen en moto y hemos visto cómo les roban los celulares y las pertenencias a los estudiantes. A veces, la gente viene del supermercado y le arrebatan las bolsas”, contó Nelly Cruz, vendedora del sector.

Los vecinos han perdido la cuenta de cuántas casas han saqueado y el número de personas que han sido asaltadas a plena luz del día.

Se limitan a decir que sujetos armados someten a los ciudadanos y en ocasiones hasta han encerrado a las empleadas domésticas en las casas; una de ellas estuvo a punto de ser violada.

Los colonos de ese sector resienten la falta de presencia policial porque dicen que ni siquiera recurren a la autoridad porque no hace nada. Justo cuando el personal de La Prensa realizaba el trabajo de campo en la colonia, unos efectivos policiales se acercaron preguntando qué hacían en el sitio. Se les consultó y manifestaron que desconocían el problema porque la gente no denuncia.

Leonora Cruz, una maestra de generaciones, lamenta que a muchos vecinos, quizás a la mayoría, les han saqueado las casas.

“Hay personas de la tercera edad que han recibido golpes y nadie hace nada por nosotros.

Estamos preocupados porque vivimos en zozobra”.

La maestra agregó que desde el año pasado el problema ha empeorado.

Sergio López dice que es preocupante la situación porque desvalijan carros, saquean casas y los vecinos saben quiénes lo hacen, pero por miedo no lo dicen. “Nos gustaría que nos regresaran la tranquilidad y por lo menos vengan a investigar. Van más de 200 casas asaltadas en este sector”, añadió.

Muchos negocios de la zona se han convertido, como ellos dicen, en “ojo de gallo” de los asaltantes, otros han cerrado y algunos han tachado los nombres en los rótulos. La petición es generalizada porque, con la temporada navideña, los asaltos pueden incrementarse, por lo cual zspiden más seguridad.