15/08/2022
01:10 AM

Más noticias

Por Honduras pasó la mayor cantidad de droga en 2012

En lo que va de 2013, el trasiego de estupefacientes ha bajado gracias al respaldo del Comando Sur con la Operación Martillo.

Miami, Estados Unidos

La lucha contra el narcotráfico es una de las más difíciles tareas que enfrentan las autoridades en Honduras y el mundo, pues estas organizaciones criminales cada vez tienen más recursos, se expanden e innovan sus métodos de operar.

Para combatir este delito, que genera tanta violencia, los países de Centro y Sudamérica reciben el apoyo del Comando Sur, que es parte del Departamento de Defensa de Estados Unidos, el cual hace una labor de intercepción y vigilancia.

Según las estadísticas de alta confiabilidad que brindó el Comando Sur a Diario LA PRENSA, “en 2012, Honduras fue el destino principal de la droga que salía de Sudamérica y que se dirige posteriormente al norte y al mercado mundial, porque este país era el más fácil para que operaran las organizaciones del crimen organizado”.

Agregaron que “de 800 toneladas de droga que salen de Sudamérica al mercado mundial, el 30% pasó por Honduras”, lo cual significa que unas 240 toneladas de droga atravesaron el territorio hondureño. Sin embargo, en lo que va de 2013 esta tendencia ha cambiado, pues ahora es Panamá el país por el que más pasa la droga, dijo la fuente.

Este cambio ha sido posible gracias al trabajo del Comando Sur con estrategias como la Operación Martillo, consistente en tener permanentemente buques y brindar apoyo en las aguas de la región centroamericana para ayudar a la intercepción del tráfico marítimo de droga y al esfuerzo de las autoridades hondureñas.

Guerra antidroga

El 80% de la droga de Sudamérica que va a Centroamérica y el Caribe para luego pasar al mercado global se transporta por vía marítima.

De acuerdo con los datos del Comando Sur, en 2012 se detectaron en el océano Atlántico 489 eventos sospechosos y en el Pacífico, 478. Sin embargo, también son un gran problema para Honduras las narcoavionetas, que en su mayoría proceden de Venezuela.

Arturo Alcántara, miembro de operaciones internacionales de la Fuerza de Tarea Interagencial Conjunta Sur (JIAFT South, su sigla en inglés), del Comando Sur, se refirió a las narcoavionetas que ingresan en territorio hondureño.

“Mucha gente cree que si Honduras compra un radar o lleva los militares a las calles, se resolverá el problema, pero no. Tampoco basta con comprar los Tucanos. El trabajo es mucho más profundo. Honduras, además de radares, necesitará aviones, helicópteros y desplegar fuerzas a las zonas.

En México, República Dominicana y Guatemala se hizo lo necesario para eliminar la amenaza aérea y funcionó. La Fuerza Armada de Honduras, la Naval y la Fuerza Aérea han invertido mucho en la Operación Martillo, pero se necesita más, aunque entendemos que los recursos son limitados, nosotros mismos quisiéramos tener más recursos”. Jaime Collazo, del Comando Sur, explicó que trabajan para que las cifras continúen disminuyendo en lo que se refiere a la lucha antidrogas.

“Los esfuerzos conjuntos con Honduras han dado sus resultados y sabemos que siguiendo de esta manera mejorarán. Por ejemplo, en la base aérea Soto Cano de Palmerola, Comayagua, es una de las misiones más grandes en la región y un apoyo indirecto, pero muy importante, para la Operación Martillo”.

Señaló que la Operación Martillo es una estrategia multinacional que inició el 15 de enero de 2012 y en la que participan Estados Unidos, Honduras, Costa Rica, Guatemala, El Salvador, República Dominicana, Panamá, Colombia, España, Francia, Holanda, Canadá y Reino Unido.

Matthew Spencer, del J-3 del Comando Sur, manifestó que su apoyo a Honduras se enfoca en cuatro áreas.

“Nos centramos en los proyectos de infraestructura, capacitación en operaciones antidrogas a militares y policías, dar equipo y apoyo logístico y operacional. Trabajamos por medio de la embajada de Estados Unidos en Honduras, la cual recibe las solicitudes de apoyo. Por ley no podemos brindar armas ni equipo letal a las instituciones de Gobiernos amigos, pero damos importantes herramientas como gafas de visión nocturna, chalecos salvavidas, radios, lanchas rápidas, etcétera”.

El teniente coronel Scott Latimer, del Comando Sur, indicó que entrenan solo a los mejores por seguridad. “Hacemos un filtro para entrenar solo a las personas correctas porque el apoyo que damos tiene sus parámetros muy bien establecidos”. Estamos preparados para llevar a cabo operaciones conjuntas y combinadas en todo el espectro militar y apoyar los objetivos de seguridad nacional y los esfuerzos interagenciales que promueven la seguridad y la cooperación regional”.

Centros antidrogas

Para combatir el narcotráfico de manera más eficiente se construirán tres centros antidrogas en Honduras, reveló el coronel Greg Julian, director de asuntos públicos del Comando Sur, quien indicó que uno de los nuevos complejos estaría en la laguna de Caratasca, departamento de Gracias a Dios, costa atlántica fronteriza con Nicaragua.

Este lugar en la década de 1980 sirvió como base a los llamados contras nicaragüenses que combatían a los sandinistas. Un segundo centro de operaciones antidrogas estaría ubicado en Puerto Castilla, parte de la Bahía de Trujillo, departamento de Colón, también en la costa atlántica. En tanto, el tercero se construiría en Guanaja, isla turística hondureña en el Caribe. En estos centros, el Comando Sur proveerá logística, pero no tendrá personal en ellos.

El periodista César Panting viajó a Miami invitado por el Comando Sur a través de la Embajada de EUA en Honduras.