Tegucigalpa, Honduras.

Por las supuestas irregularidades dentro del Hospital Escuela Universitario (HEU), el Gobierno debería nombrar una junta interventora en el centro asistencial.

Esta es la opinión de la exjefa del Banco de Sangre, Geraldina Alonso.

“Le he pedido al señor Presidente y a la Secretaría de Salud que por favor intervengan el Hospital Escuela. Esto no puede seguir así porque para mí la medicina fue peor que la enfermedad”, manifestó la profesional de la microbiología. Ante las acusaciones de la coordinadora de la junta directiva del HEU, Elsa Palou, Alonso indicó que las autoridades deben comprobar si fue ineficiente en sus actividades laborales.

Solicitó que su caso sea investigado por una institución u organización ajena a la administración del HEU y que deben comparar los logros obtenidos durante 20 años de su administración y los nulos resultados que se reportaban antes de su llegada.