12/04/2024
12:54 AM

El petróleo le arrebató $1,200 millones más a Honduras en 2022

Honduras pagó más de $2,460 millones a un precio promedio de $120 el barril, el más caro desde 2012. Entre 2019 y 2021 pagó un promedio anual de $1,267 millones.

SAN PEDRO SULA

La economía hondureña pagó el año anterior el precio más alto por barril de petróleo registrado en la última década y, a causa de este factor inevitable, dejó escapar unos $1,200 millones adicionales, equivalentes al 14% de las remesas enviadas por los emigrantes.

En 2022, entre enero y noviembre, el país le generó al mercado internacional del petróleo $2,469,806,000 por más de 20.5 millones de barriles de hidrocarburos pagados a un precio promedio de $120, de acuerdo con cifras del Banco Central de Honduras (BCH).

El saldo de la factura de 2022 es cerca del 100% mayor al promedio de los últimos tres años, estimado en $1,267,630,000. En 2019, Honduras importó $1,383 millones con un precio promedio por barril de $70.79; en 2020, más de $847 millones con un precio promedio de $48.76, y en 2021 más de $1,570 millones con el precio de $78.11.

Desde 2012, Honduras no había pagado un precio demasiado oneroso y desembolsado una cantidad tan exorbitante para mantener activo el sistema productivo, en detrimento de la balanza comercial, que reportó un déficit de más de $8,200 millones.

El año anterior (sin incluir las cifras de diciembre), Honduras exportó $5,735 millones en mercancías (como banano, café, metales preciosos y no ferrosos, puros, melones y sandías), $990 millones más que en 2021. Sin embargo, este logro económico solamente sirvió para atenuar el golpe de la factura petrolera.

En ese período, las importaciones ascendieron a $13,957.2 millones, alrededor del 18% de esa cantidad la absorbieron las compras de diésel, gasolina, búnker, keroseno y gas licuado (LPG).

Para saber

El Gobierno y alcaldías deben buscar soluciones. Economistas plantean que el Gobierno debe instalar nuevos sistemas de transporte.

En lo que va del año, la economía hondureña ha tenido un leve alivio porque el precio del barril de petróleo WTI (West Texas Intermediate) no ha superado los $82. El Brent llegó ayer a $84.07.Por lo menos durante el primer semestre de este año, Honduras no pagará los precios del año pasado.

En su último pronóstico, difundido ayer, la Administración de Información de Energía de Estados Unidos (Energy Information Administration, EIA) proyecta que “el precio spot del Brent alcance un promedio de $85/b en la primera mitad de 2023”.

Sin embargo, para que el precio no se dispare, la EIA espera que “la producción mundial de petróleo continúe superando la demanda durante el período de pronóstico”.

Medidas

Diario LA PRENSA contactó a Lorna Osorio, nueva directora del Consejo Hondureño de la Industria del Petróleo (Cohpetrol), para conocer la expectativa sobre precios en el mercado internacional y efectos en Honduras, pero dijo que “por ahora” no ofrece entrevistas.

Rafael Delgado, presidente del Colegio Hondureño de Economistas (CHE) en el norte del país, considera que lo observado el año anterior se convierte en una lección para el país y lo obliga a tomar medidas para reducir el uso de los derivados del petróleo.

Honduras debe pasar a una economía que utilice de manera más afectiva los combustibles. Es espantoso el congestionamiento de vehículos en las calles. Los hondureños estamos quemando divisas en esas largas filas que se hacen en las calles de las ciudades.

Debemos transitar hacia sistemas más eficientes que consuman menos combustibles. Necesitamos nuevos sistemas de transporte público masivo”, manifestó.

Delgado explicó que importar más combustibles y pagar un precio más alto por ellos acelera la devaluación del lempira frente al dólar y dispara la inflación, como ocurrió el año pasado.

“Somos un país vulnerable ante esos incrementos de precios. Hay que buscar soluciones que amortigüen esos fuertes impactos. La crisis del petróleo no termina ahorita. Las divisas son escasas y nosotros seguimos teniendo una estructura poco diversificada de las exportaciones. Los precios de los productos que exportamos varían de un año a otro, a veces baja, a veces suben”.

La demanda interna de gasolina y diésel ha incrementado en los últimos años debido al aumento del parque vehicular frente a la ausencia de un sistema de transporte masivo seguro y eficiente.

De tener 1,564,684 automóviles en 2016, ahora Honduras cuenta con cerca de 2.5 millones, según datos del Instituto Nacional de Estadísticas (INE).

El petróleo le arrebató $1,200 millones más a Honduras en 2022