27/11/2022
10:32 PM

Más noticias

No hay clases y no pueden entrar personas que vengan de Europa

Desde hoy y durante 14 días, las escuelas públicas y privadas estarán cerradas.Cruceros que estén en ruta podrán anclar en los puertos, pero los viajeros no podrán tocar tierra.

TEGUCIGALPA.

Los centros educativos privados y públicos de Honduras, sin excepción, están cerrados durante 14 días, contados desde hoy. Las personas procedentes de Europa, China, Irán y Corea del Sur no podrán entrar al país. Están prohibidos, además los eventos masivos.

Estas son algunas de las medidas que el Consejo de Ministros aprobó ayer en un intento de contener la expansión del coronavirus en Honduras, después de confirmar el martes los primeros dos casos de COVID-19.

El presidente Juan Orlando Hernández y los ministros, en compañía de representantes de la Organización Panamericana de la Salud (OPS), decretaron ayer “estado de emergencia sanitaria” y anunciaron medidas más drásticas en un momento que las autoridades sanitarias monitorean a 1,122 viajeros sin síntomas pero que provienen de países con casos de coronavirus.

“Suspender por 14 días las clases en los centros educativos, también cancelación de eventos públicos que representen riesgo de mayor contagio”, dijo el presidente Juan Orlando Hernández en la sesión celebrada ayer y transmitida por Televisión Nacional de Honduras (TNH).

El mandatario exhortó a “las iglesias a autorregular el número de personas o eventos; pero en el entendido “que el Gobierno está “hablando con ambas Iglesias para que (...) ayuden a distribuir el material del gel antibacterial y otras sustancias que se están elaborando a base de cloro y también de alcohol”.

Honduras, Haití, Venezuela y Paraguay tienen los sistemas de salud más débiles en América.
Para que todos los actores del sistema educativo tengan claridad respecto a la medida, Arnaldo Bueso, secretario de Educación, amplió la explicación sobre la suspensión de las actividades y las medidas compensatorias.

“A partir del día 13 de marzo (hoy), por un período de 14 días, se suspenden las clases en el sistema educativo, gubernamental y no gubernamental, esto implica los centros de educación prebásica, básica y media. En la medida que transcurra el tiempo estaremos informando de actualizaciones para que padres, docentes y educandos estén al tanto de la situación”, dijo Bueso.

En la sesión, el ministro dijo que están “buscando opciones para que estos días de suspensión de clases no impliquen pérdida en el aprendizaje” y las autoridades “tienen preparada una serie de estrategias que orientarán las actividades que los docentes puedan realizar para que todos los estudiantes puedan hacer sus tareas en el hogar”.

El ministro anunció que canales de televisión van a transmitir “una serie de videos, polimedias, para ayudar a los estudiantes a realizar las tareas” e instó a los padres de familia a estar al tanto de los informes sobre la distribución del gel que les entregarán a los escolares.

Fotos: Melvin Cubas

Autoridades del Instituto Nacional de Migración (INM) ayer cuando atendían a personas que salían a través del aeropuerto Ramón Villeda Morales.
En la sesión, el Gobierno también aprobó medidas más severas para limitar el ingreso a Honduras de personas procedentes de los países con más casos de COVID-19.

Carolina Menjívar, directora ejecutiva del Instituto Nacional de Migración (INM), anunció en la sesión que en los puertos marítimos, aéreos y terrestres queda restringido “el ingreso de ciudadanos procedentes de Europa, China, Irán y Corea del Sur”.Sin embargo, aclaró que los hondureños que lleguen desde cualquier país ingresarán, pero deberán someterse a las medidas de la Secretaría de Salud.

“En el caso del resto de las nacionalidades (...) deberán someterse a un autoaislamiento de 14 días y a las demás medidas que implemente la Secretaría de Salud. En cuanto a los cruceros se les va a permitir que puedan hacer uso de los puertos que están en ruta”, dijo.

Pero advirtió que “los viajeros (de cruceros) no pueden desembarcar en los lugares adonde van a llegar” y “estas medidas son de 14 días”, las cuales puede el Gobierno suspender o prorrogar, según sea el comportamiento de la pandemia.

LEA: Medidas tomadas por Honduras para prevenir el coronavirus

Menjívar les aconseja a los hondureños no realizar “viajes innecesarios” al extranjero para reducir la exposición ante el contagio.

Héctor Leonel Ayala, secretario de Derechos Humanos, Justicia, Gobernación y Descentralización, informó que el Gobierno ordena “cancelar todos los eventos y espectáculos públicos” incluidos, según “su propia disposición”, en las iglesias.

El Gobierno espera que las iglesias participen en actividades de prevención y distribución de los materiales de higiene que los hondureños deben utilizar en sus actividades cotidianas.

Las autoridades de esa Secretaría establecerán capacitaciones a representantes de las municipalidades, patronatos y otras organizaciones sobre cómo deberán encarar el coronavirus.

Las medidas que Honduras ha comenzado a ejecutar bajo la declaración de estado de emergencia sanitaria, además de las preventivas, incluyen la vigilancia y control de la empresa privada con el propósito de evitar el acaparamiento y el incremento de los precios de los artículos más demandados en medio de esta pandemia.

Miriam Guzmán, directora del Servicio de Administración de Rentas (SAR), informó que ya comenzaron con las primeras inspecciones en “establecimientos que venden productos que tienen que ver con la prevención del coronavirus, como geles, toallitas y otros”.

El SAR, dijo Guzmán, revisará las facturas en los establecimietos comerciales y garantizará que “no se violente a través de acamparamiento o aumento de precios el derecho que tiene la ciudadanía de poder tener aquellos productos que permitirán un correcto control de la pandemia”.

En los primeros días de esta semana, el SAR y la Secretaría de Desarrollo Económico visitaron en Tegucigalpa más de 20 establecimientos (farmacias, droguerías, supermercados y otros negocios) para verificar que están cumpliendo con el acuerdo ministerial 018-2020 que estabiliza los precios de productos empleados en la prevención del COVID-19.

El presidente Hernández les recordó a las autoridades que “en todo caso de encontrar algo que conlleve consecuencia penal (en las inspecciones a los negocios), es importante trasladarlo al Ministerio Público”.

El Presidente también les ha girado instrucciones a la Policía Nacional y Fuerzas Armadas “para no permitir en lo absoluto” el ingreso de traficantes de personas que trasladan ilegalmente migrantes de América del Sur a Estados Unidos.

De manera alterna a las medidas de prevención, el Ejecutivo busca fortalecer el sistema de salud con la compra de emergencia y equipo especial utilizado para tratar a pacientes con el virus.

La Secretaría de Salud espera recibir 110 respiradores, 200 termómetros láser, un hospital y clínicas móviles.

“En las próximas horas estará ingresando al país un vuelo chárter con los 90 respiradores que se han adquirido para afrontar la epidemia del coronavirus en Honduras”, dijo Gabriel Rubí, ministro comisionado de la Comisión Permanente de Contingencias (Copeco).

Además del lote de 90 respiradores, se esperan otros 20 para sumar 110 nuevos dispositivos que serán distribuidos por las autoridades sanitarias en las zonas de Honduras adonde detecten el número de casos de pacientes con complicaciones.

Con esta compra, según el presidente Juan Orlando Hernández, el Gobierno está “generando un gran impacto en el sistema de salud, porque hasta ahora solo se ha contado con 50 respiradores a nivel nacional”.

Los termómetros láser serán utilizados en aduanas y aeropuertos, con el objetivo de detectar personas potencialmente contagiadas por COVID-19 y agilizar los trámites migratorios de viajeros.

La Secretaría de Salud y Copeco estiman que la instalación del hospital móvil, que es transportado por vía marítima en estos días, demorará 36 horas.

En él podrán internar a 10 pacientes a la vez que ameriten vigilancia. De ese número, cinco podrán estar en una nueva unidad de cuidados intensivos.

Las compras gubernamentales de emergencia incluyen a la vez mascarillas, gel y otros materiales que debe usar el personal del sistema de salud y los que serán contratados para trabajar durante la emergencia del coronavirus.

Con las nuevas medidas anunciadas ayer, el Gobierno amplió el decreto de emergencia sanitaria aprobado el 10 de febrero pasado en el cual incluye una partida de 110 millones de lempiras.