21/02/2024
11:28 PM

Lluvia de peces en Yoro: misterio anual revelado

Cada año, la localidad de Yoro experimenta un fenómeno asombroso que desafía la lógica y cautiva a sus habitantes.

Tegucigalpa, Honduras.

En un rincón peculiar al norte de Honduras, en el municipio de Yoro, un fenómeno extraordinario se presenta anualmente, dejando a sus residentes boquiabiertos y a la vez agradecidos por la sorprendente “lluvia de peces”.

Aunque pueda sonar a una escena de fantasía, este evento tiene una explicación científica fascinante que lo respalda.

Entre los meses de mayo y junio, Yoro, se convierte en el escenario de un espectáculo único en el mundo. Durante la tormenta, cientos de peces caen del cielo junto con el agua.

Los lugareños, que aguardan con anticipación este fenómeno celestial, aprovechan la oportunidad para resguardarse y luego recolectar los peces como un regalo inesperado de la naturaleza.

Explicación de la lluvia de peces en Yoro, Honduras

La explicación científica detrás de este fenómeno extraordinario radica en pequeños tornados que “aspiran” los peces desde ríos o el mar y los transportan hasta nubes tormentosas.

Posteriormente, caen con la lluvia, a veces congelados si han atravesado bajas temperaturas, pero en su mayoría vivos y listos para ser recolectados y utilizados como alimento.

Aunque la ciencia ofrece una explicación lógica, las leyendas locales han tejido mitos en torno al origen de esta lluvia de peces. La más conocida sugiere que es una bendición del padre José Manuel Subirana, un misionero español que visitó la zona en 1860 y, según la leyenda, oró para que Dios proveyera comida a los necesitados.

Este fenómeno no es exclusivo de Honduras, ya que casos similares se han registrado en otras partes del mundo. Sri Lanka, Tailandia y Argentina han experimentado eventos inusuales, como lluvias de peces, arañas e incluso ranas.

En cada caso, estos sucesos han dejado a las comunidades atónitas, revelando la asombrosa capacidad de la naturaleza para sorprendernos.

En Yoro, la lluvia de peces se ha convertido en una bendición anual, entre los meses de mayo y junio, que fortalece los lazos comunitarios y alimenta la gratitud de sus habitantes.