27/02/2024
05:22 PM

Video: Momento en que capturan a Francisco Oropesa

Oropesa es el principal sospechoso de matar a cinco hondureños en San Jacinto, Texas, el viernes

Texas, Estados Unidos.

Cinco días huyendo tras cometer una masacre en San Jacinto, Texas, terminaron este martes para Francisco Oropesa (38), el hombre de origen mexicano sospechoso de acabar con la vida de cinco hondureños (incluido un niño).

Policías federales estadounidenses, con apoyo del FBI, buscaron a Oropesa en todo el estado de Texas e incluso desplegaron operativos en estados aledaños, creyendo que podría fugarse a México cruzando la frontera terrestre, pero fue arrestado esta tarde en Cut and Shoot, una pequeña localidad ubicada a unos 27 kilómetros de donde ocurrió la masacre.

Capturan a Francisco Oropesa, asesino de cinco hondureños en Texas

En imágenes que trascendieron en redes sociales, se observa a Oropesa detenido en una patrulla federal, sin camisa y con cabello, contrario a la fotografía oficial que se difundió de él para su búsqueda. También es visible un tatuaje en su brazo derecho.

Luto hondureño

El pasado viernes, miembros de la familia Guzmán compartían en su casa en Cleveland, condado de San Jacinto, contó a la prensa Ramiro Guzmán, hermano de una de las víctimas

Escucharon tiros que el vecino Oropeza realizaba desde su jardín, con un rifle semiautomático. Según Ramiro, primero llamaron al 911, pero demoraron en llegar. A través del enrejado que dividía sus viviendas, le dijeron que por favor disparara en otro lado, porque estaba despertando a un niño.

“No me disparará a mí, soy una mujer”: Últimas palabras de hondureña en masacre de Texas

Contó que Oropeza se enfureció, entró en la casa de la familia y empezó a dispararles. Algunos lograron esconderse en armarios o huyeron. Cuando la policía llegó, Oropeza ya no estaba.

Wilson García, uno de los sobrevivientes, perdió a su hijo de 9 años y a su esposa, así como a “otras dos personas que murieron protegiendo a mi hija de 2 años y medio”. Él escapó por una ventana.

El alguacil Capers describió una escena aterradora cuando las autoridades llegaron a la residencia de las víctimas tras recibir una llamada alrededor de las 23H30 locales del viernes.

Los cuerpos estaban esparcidos desde la puerta principal hasta un dormitorio, donde se encontraron dos mujeres acostadas encima de dos niños asustados que sobrevivieron a la masacre.

Deportado 4 veces: el oscuro historial del asesino de hondureños en Texas, EE.UU.

“En mi opinión, estaban tratando de cuidar a los bebés y mantenerlos con vida”, dijo Capers a la prensa.

Todas las víctimas recibieron disparos “desde el cuello hacia arriba, casi estilo ejecución, básicamente en la cabeza”, según el alguacil. Varios residentes estaban heridos de bala.

Capers contó que el sospechoso “había estado bebiendo” y supuestamente les dijo a sus vecinos “haré lo que quiera en mi patio delantero”, antes de abrir fuego.

De acuerdo con fuentes de migración citadas por CNN, Oropeza tenía estatus ilegal y ya había sido expulsado de Estados Unidos cuatro veces.