22/02/2024
12:57 AM

Hondureña logró el sueño americano y ahora trabaja para el Capitolio en Washington

Blanca Azucena Torres es originaria de Sabá, Colón. En conversación con diario LA PRENSA dijo estar orgullosa de poner en alto el nombre de Honduras

La Ceiba, Honduras.

Cuatro años de edad tenía Blanca Azucena Torres Palma cuando viajó a Estados Unidos junto a su madre Griselda Palma para reecontrarse con su padre Dayron Torres el 4 de mayo, el mismo día de su cumpleaños. Hoy, a sus 22 años ha logrado el sueño americano y trabaja para el Capitolio en Washington, Estados Unidos.

En conversación vía teléfono con diario LA PRENSA, la compatriota dijo sentirse orgullosa de representar a Honduras en el Capitolio, pero que no ha sido facil llegar hasta donde está. Lo mismo que sobrellevar el trabajo diario en Migración, donde comparte labores solo con norteamericanos.

Blanca Torres narró todo el proceso que fue llegar a ser parte del Congreso estadounidense. “Apliqué a un programa que es el Congreso Nacional hispano, ellos reclutan a los que se vienen graduando de la universidad y los ponen a trabajar en el Gobierno, así es como entré. Trabajo en la subsección de migración, en la comisión de supervición de la rendición de cuentas en el equipo legislativo. Son cuestiones políticas de seguridad, inmigracion ciberseguridad y en otras muchas cosas de ese tipo”, manifestó la hondureña.

La hondureña se siente orgullosa de representar a su país en el Congreso de Estados Unidos.

Su mayor anhelo es regresar a su lugar de origen, el barrio Colombia del municipio de Sabá, departamento de Colón, para volver a ver a su familia que dejó en Honduras. Para eso deberá esperar obtener su residencia. Actualmente se encuentra bajo el programa DACA, una política estadounidense que protege a jóvenes que ingresaron ilegalmente a los Estados Unidos cuando eran niños.

“Es un orgullo representar a Honduras porque siempre que entro a la oficina son puros estadounidenses, casi no hay latinos somos muy pocos y la mayoría son mexicanos. Mi sueño es regresar a mi país, ahorita no puedo por estar con el Daca”.

En el plano profesional se ha puesto como meta ser una reconocida abogada de inmigración. El próximo año dará los primeros pasos para estudiar la carrera. “Ahorita estoy en Congreso me voy a quedar por un año y luego me voy a preparar para sacar el examen de inscripción para estudiar porque quiero sacar mi título de abogada y seguir haciendo trabajos de migración”, agregó.

Blanca Torres le manda un mensaje a los jóvenes que buscan el sueño americano, que luchen y no desmayen apesar de la discriminación por ser latina. “Entrar a estos espacios es dificil, aquí en las escuelas la universidad no ven bien a los migrantes, estos sacrificios a uno lo hacen fuerte y hay que esforzarse para llegar hasta el final. En la escuela la universidad era la única hondureña y la discriminación está, que el acento es feo que por qué se tratan de vos, hasta de los mismos hispanos, nos dicen que nos vienen a robarnos los trabajos”, puntualizó.

Aunque ya logró el sueño americano, su mayor anhelo es ser abogada y regresar a Honduras para reencontrarse con su familia en Sabá, departamento de Colón.

La catracha tiene que viajar en el tren por 20 minutos desde su residencia todos los días para llegar a su trabajo. Actualmente reside junto a tres amigas, una mexicana, una estadounidense y la otra salvadoreña, ya que sus padres viven en otro Estado. En su tiempo libre le gusta salir a comer y a sitios de recreación.