19/05/2024
12:00 AM

Ingeniero en sistemas ahora se dedica a poner pestañas y uñas

Néstor Aguilar un destacado profesional de la informática, pasó de crear sitios web y software a ser un experto de la estética.

La Ceiba, Honduras

De diseñar software a colocar pestañas y uñas, hay una gran diferencia. Sin embargo, a esto último es a lo que se dedica el ingeniero en sistemas, Néstor Aguilar, de 31 años de edad. Las vueltas de la vida lo llevaron a un oficio que jamás se le cruzó por la mente dedicarse y, aunque asegura que los primeros días fue duro adaptarse, ahora se siente cómodo.

Néstor es originario de Roatán, Islas de la Bahía y radicado en La Ceiba desde hace 12 años. En una entrevista con el diario LA PRENSA, cuenta que todo comenzó en 2020 cuando inició la pandemia de la covid-19. La empresa para la cual laboraba lo despidió por el cierre del país. Abrumado por las obligaciones que cubrir, no le quedó opción que aceptar la propuesta de su esposa, Fernanda Bermudez, de convertirse en un estilista de belleza.

“Mi pareja se dedica a colocar uñas y ya tenía una cartera de clientes y me dijo que aprendiera también otros servicios y nos decidimos a echarle ganas. De a poco una necesidad se convirtió en una pasión, básicamente me enamoré del proceso. Con lo que me dio la empresa de prestaciones lo invertimos en el emprendimiento y compramos el equipo”, apuntó Néstor.

“Mi esposa me enseñó y luego recibimos capacitaciones. A las clientas les trabajo el cabello, como decoloraciones, hacer un rubio, alisados, tratamientos para cuidar el cabello y faciales relajantes, entre otros servicios. Colocar pestañas fue la primera habilidad que aprendí y la curva de aprendizaje fue bien extensa”, agregó Néstor Aguilar. El emprendimiento ha crecido, lo que les permitió generar una fuente de empleo.

Néstor asegura además que ha tenido que lidiar con el estereotipo de que el oficio al que se dedica es propio para mujeres, es por esa razón que algunas personas dudan de su orientación sexual. “Los pocos comentarios que han hecho sobre eso yo les he respondido, que el trabajo me da de comer y que estoy confiado de mi hombría y con eso es más que suficiente”, se defendió.

Néstor Aguilar y Fernanda Bermudez se conocieron en la universidad hace 9 años y hace 3 viven juntos en pareja. Los clientes los atienden en su apartamento del barrio Independencia de La Ceiba. Ella se graduó de licenciada en administración de empresas turísticas. “Mi esposo se especializó en cursos en línea y ahora más bien él enseña el oficio. Él se encarga también del diseño gráfico y la parte administrativa del emprendimiento. Nuestro sueño es crecer y fomentar más el empleo”, dijo Fernanda.

Por ahora, la pareja no piensa en tener hijos ya que están concentrados en su emprendimiento hasta hacerlo crecer más. En su hogar viven en compañía de cuatro mascotas, tres perritos y un gato a los que consideran como sus hijos.