Tegucigalpa, Honduras.

Jóvenes indígenas y negros hondureños pidieron hoy en un foro en Tegucigalpa a las autoridades de su país que respeten sus derechos y que cese la exclusión de la que han sido víctimas.

'Le pido a las autoridades que nos apoyen para estudiar', dijo a Efe Juana Reyes, de la etnia tolupán, quien vive en la comunidad de Buenos Aires, en la región central de Honduras.

Reyes, de 15 años, la sexta de siete hermanos, indicó que solamente ha cursado la educación primaria y que 'por falta de recursos económicos' no ha podido continuar la secundaria, lo que espera lograr el próximo año con el apoyo de Ayuda en Acción, organización española no gubernamental.

Ayuda en Acción ha auspiciado este martes el Foro 'Protección a la niñez Indígena y Afrohondureña, un desafío de Prioridad Nacional', al que asistieron funcionarios de instituciones del Gobierno, el embajador de España, Guillermo Kirkpatrick, y el coordinador de la Agencia Española de Cooperación Internacional (AECID), Juan Sanzberro.

Juana Reyes, quien en su casa se dedica 'al oficio doméstico', señaló que le gustaría 'estudiar para ser una abogada'.

Añadió que en su comunidad están agradecidos con Ayuda en Acción, porque desde hace dos años contribuye a mejorar las viviendas y el desarrollo de huertos comunitarios, entre otras cosas.

Garífunas olvidados

Melfor Diego, de la etnia garífuna (negra), expresó que ser joven en sus comunidades en el Caribe hondureño 'es un reto bastante grande porque no somos tomados en cuenta como debería de ser'.

'Lo digo así, yo veo cómo somos excluidos, a veces no somos tomados en cuenta como tiene que ser, somos vistos como última opción', recalcó Diego, natural de Santa Fe, departamento de Colón.

Diego recordó que aunque la ley dice que la educación es gratuita, los padres tienen que aportar dinero todos los años 'para material didáctico'.

Añadió que en sus comunidades, debido a la pobreza, 'de cada diez personas solo el uno o dos por ciento está educándose'.

'Nosotros tomamos decisiones como elegir entre el estudio o la comida, y vemos como prioridad la comida; por lo tanto, muchos jóvenes dejan el estudio para empezar a trabajar', enfatizó.

En su caso particular, relató que trabaja desde los 12 años para ayudar a la familia y que aunque sus padres trabajan, a veces no les ajusta para atender todas las necesidades del hogar.

Diego dijo que ahora es 'propietario de una barbería' que le permite 'generar un ingreso' para el pago de su colegio.

'Quiero pedir a las grandes autoridades que se pongan la mano en el pecho, que vean la necesidad que nosotros tenemos, que nos apoyen porque sentimos que podemos hacer más. Queremos ser jóvenes competentes para representar a nuestro país con dignidad, con honradez', subrayó y cerró agradeciendo el apoyo de Ayuda en Acción.

Lencas sin acceso a la salud

La situación también es difícil para Glenda Vásquez, de la etnia lenca, originaria de Erandique, departamento occidental de Lempira, donde dijo que en su comunidad 'hay mucha pobreza' y que el centro de salud no tiene medicamentos'.

Agregó que hay personas que viven muy lejos de la comunidad donde hay una clínica, a la que no van porque hay que caminar tres o cuatro hora para que les digan 'que no hay medicinas' o que las tienen que comprar donde las vendan.

'A mi me da pesar ver a las madres cargando a sus hijos en brazos, van a consulta y los médicos les dicen acá no hay medicinas, les dicen que la vayan a comprar', acotó.

Además, destacó que en su región son comunes 'muchos casos de niñas de doce a quince años que salen embarazadas', algunas de su 'padrastro o algún joven que les engañó'.

Vásquez también le pidió a las autoridades de su país que brinden 'ayuda' para resolver la situación de pobreza de sus comunidades.

El ministro de Educación, Marcial Solís, dijo a Efe que lamentablemente en el área rural, donde vive la mayoría de los nueve grupos étnicos de Honduras, los indicadores educativos 'son inferiores a los del área urbana'.

'Nosotros no hemos tenido una educación verdaderamente inclusiva', recalcó Solís, quien señaló la importancia del foro a favor de la niñez y jóvenes indígenas y negros en un esfuerzo para garantizarle sus derechos.

Los grupos étnicos de Honduras representan alrededor del 10 % de los nueve millones de habitantes que tiene el país centroamericano, de los que más del 60 por ciento son pobres. EFE