30/05/2024
09:00 AM

Exigen represas para protección del valle de Sula

Presidentes de cámaras de comercio, alcaldes, regidores y representantes del Gobierno buscan alternativas para acabar con la vulnerabilidad en el valle de Sula.

SAN PEDRO SULA

La construcción de la represa El Tablón, en el río Chamelecón, pero solo para retener agua y no con fines hidroeléctricos, es una de las alternativas que ahora sugieren empresarios y alcaldes del valle de Sula para prevenir inundaciones.

Representantes de las alcaldías, cámaras de comercio de la zona norte y del nuevo Instituto para la Protección y Desarrollo Sostenible del Valle de Sula se reunieron ayer para tratar sobre la urgencia de obras de protección en los municipios.

LA PRENSA ha mostrado la preocupación de los pobladores y las mismas autoridades ante la falta de fondos para ejecutar las obras necesarias. El temor es volver a sufrir como en 2020 con Eta y Iota.

Exigen represas para protección del valle de Sula

El Gobierno pasado no logró iniciar los procesos para las represas, que datan de varias administraciones.

Eduardo Facussé, presidente de la Cámara de Comercio e Industrias de Cortés (CCIC), dijo que el objetivo de la reunión fue tratar sobre la problemática que enfrenta el valle.

Urgen de al menos 71 proyectos y por eso se sugirió hacer un plan de trabajo con respecto a los distintos retos, principalmente en las inundaciones y otros riesgos.

“Acordamos impulsar iniciativas a corto, mediano y largo plazo, las que incluyen el seguimiento a la reparación de los bordos y otras obras complementarias que son urgentes; a mediano plazo se trata de motivar al Gobierno para la construcción de la represa El Tablón, pero sin componente energético para que la construcción sea más económica y que también se evalúe la licitación de las represas Jicatuyo y los Llanitos (en el Ulúa), se deben buscar alternativas para hacer frente a todas las obras que necesita el valle y poder mitigar todos los riesgos”, detalló Facussé.

Solicitan al gobierno mayor presupuesto para la protección de los municipios.

Los empresarios están de acuerdo en que se ejecuten los nueve proyectos que ya están en agenda para este año por el Instituto para la Protección, a una inversión de 50 millones de lempiras; pero esperan que se aprueben mayores fondos para obras adicionales.

“Se podrán seguir reparando los bordos y dragando los ríos, pero al final si no se construyen las represas siempre vamos a estar sujetos a que cuando venga otra temporada de huracanes nos azote, tal y como sucedió en 2020. Estamos convencidos de que es la infraestructura la que va a traer la solución definitiva a la zona, lo mejor es que el Gobierno busque fondos para la construcción de la represa El Tablón”, recalcó el empresario.

Santos Laínez, alcalde de La Lima, recordó que “todos los que fuimos afectados por Eta y Iota tenemos que unir fuerzas y exigir que se resuelvan los problemas en nuestros municipios. En La Lima seguimos con problemas porque se necesita reparar tramos de bordos y más presupuesto, porque 40 millones de lempiras son pocos y al momento que ocurren inundaciones, el municipio que siempre sale más afectado es La Lima”.

Exigen represas para protección del valle de Sula

Kenia Perelló, regidora de El Progreso, espera que “el resultado de la reunión sea productivo porque todos tenemos las mismas necesidades y las consecuencias de los desastres naturales son nefastos en los aspectos de salud, medio ambiente y desarrollo financiero. En El Progreso las áreas más dañadas son los excampos bananeros, adonde los pobladores han vivido toda su vida y no aceptan reubicaciones”.

Juan Alvarado, jefe de Planificación de la Unidad Ejecutora de Apoyo Administrativo al Valle de Sula, dijo que “con organizaciones vamos a iniciar estudios para el plan de desarrollo integral del valle de Sula, lo que dará mejor perspectiva para no improvisar o consumir fondos año con año en mantenimiento de obras hidráulicas, sino realizando programas macro con planeación estratégica”.

Detalló que el programa del control de inundaciones tiene tres componentes, que son las obras de control de inundaciones en la parte media y baja del valle, que son todas las canalizaciones de alivio, la segunda que es el control de la cuenca alta que es a través de las represas de contención, y para la parte baja que son las zonas de descarga o escurrimiento, el dragado de los ríos.

Exigen represas para protección del valle de Sula