Puerto Cortés, Honduras.

Acompañada de sus dos hijos y su esposo, Regina Cálix disfrutó ayer desde muy temprano de las playas de Omoa, al igual que cientos de turistas que escogieron ese municipio para sofocar las altas temperaturas.

Venimos desde San Pedro Sula, aprovechando que es domingo quisimos compartir en familia y la verdad es que siempre nos ha gustado Omoa”, compartió la madre de familia.

Aunque la fuerte movilización de veraneantes a las playas de Omoa y Puerto Cortés se espera desde este próximo fin de semana, más de 50 buses llenos de excursionistas llegaron a ambos municipios el sábado y domingo.

Este fin de semana está mejor que el pasado y el próximo va a estar mejor que este. Así es siempre”, contó Nancy Acosta, quien vende accesorios de playa desde hace cinco años en Omoa.

Además
En las carreteras aún no se observan los acostumbrados retenes policiales; sin embargo, en las playas hay presencia de militares.
El municipio, que durante Semana Santa es disfrutado por más de medio millón de turistas entre nacionales y extranjeros, cuenta con varios atractivos; entre ellos: la Fortaleza de San Fernando y centros turísticos como el parque y fundación San Ignacio, que recibe un promedio de 500 personas diarias de viernes a domingo.

El parque cuenta con siete piscinas y un pequeño zoológico con 14 especies, entre ellos: un hipopótamo, un jaguar, un león, monos y cocodrilos.

El costo de la entrada es de 150 lempiras para los adultos y 50 los niños.

En Puerto Cortés, las limpias playas municipales, los restaurantes con sus ricas comidas y la contratación de grupos musicales están atrayendo a decenas de visitantes, sobre todo los domingos. Solo durante la Semana Mayor, las playas de Puerto Cortés reciben unos 600,000 veraneantes, de acuerdo con autoridades de la Unidad Municipal de Turismo.