Tegucigalpa, Honduras.

El exjefe del Estado Mayor Conjunto (milicia hondureña) Romeo Vásquez Velásquez calificó la instalación de las denominadas Mesas Ciudadanas, estrategia para potenciar la Policía Comunitaria en los 298 municipios hondureños, como una “milicia popular disfrazada para defender a un régimen”.

“Así como en Venezuela”, atizó Vásquez, máximo líder del partido Alianza Patriótica, respecto a lo que considera es una estrategia “para mantener en el poder al actual gobierno socialista”.

Vásquez considera que la Policía Comunitaria está perfilada por miembros y simpatizantes del partido gobernante, Libertad y Refundación (Libre): “Los colectivos son contratados para enfrentar las amenazas que se le presenten al régimen, o sea el mismo pueblo y oposición; está el otro grupo de motorizados se convierten en paramilitares que enfrentan posibles manifestaciones”.

Por último, manifestó al portal Tu Nota de Televicentro que la creación de la Policía Comunitaria “no es la solución” y que no reducirá los índices de violencia en el país.

POLICÍA COMUNITARIA

La Policía Comunitaria tiene como objetivo crear espacios de comunicación con la población en los barrios, colonias y comunidades para combatir la inseguridad.

El gobierno de Xiomara Castro lanzó ayer en Santa Bárbara las mesas de seguridad ciudadana en el marco de la Policía Comunitaria, las cuales estarán en los 298 municipios conformadas por miembros de la Policía Nacional, sociedad civil, empresa privada, organizaciones no gubernamentales, jueces y fiscales.

“Las mesas de seguridad es un espacio de integración entre la Policía y el ciudadano.” Gustavo Sánchez, director de la Policía Nacional El modelo de la Policía Comunitaria no es nuevo, pues ya se tenía, pero ahora se busca crear un nexo más fuerte con los ciudadanos y el hábito de la denuncia, así como crear y desarrollar programas que colaboren en la prevención y disuasión del delito, aseguran las autoridades de la Policía Nacional.

Esta nueva estrategia en materia de seguridad implica cinco pilares, de acuerdo con lo expresado por los jerarcas policiales, que son respeto a los derechos humanos, el retorno a la comunidad, la descentralización y la autonomía, prevención de los problemas y la creación de una nueva institucionalidad de seguridad pública.

En este modelo de seguridad del gobierno de Castro incluye que los policías comunitarios realicen escucha social en los barrios intervenidos y que la Policía Militar combata a las maras y pandillas mediante sus técnicas en disuasión del delito.

“Ahora tenemos que ponerla en acción y en práctica, debemos atender todas las necesidades que surgen al seno de un grupo social y con la participación de todos, y cómo el Gobierno puede recoger todos los datos y traducirlos en beneficios para la sociedad”, explicó Ramón Sabillón, ministro de Seguridad.

Xiomara Castro encabezó el evento de lanzamiento.

La presidenta de la república, Xiomara Castro, señaló en su discurso que las políticas de prevención “en nuestro país son necesarias, especialmente para disminuir los índices de inseguridad que nos han heredado. Acá se trabaja por la acción en los casos de los homicidios y la delincuencia, pero nunca se ha atendido la acción más importante que todos debemos tener, que es precisamente la prevención en nuestras comunidades y nuestros pueblos”.

La mandataria dijo que los actores serán los patronatos, las juntas de agua, asociaciones de campesinos, agricultores, ganaderos y juntas de vecinos.

“Quiero fomentar una cultura de paz y de participación ciudadana en nuestro país con acciones de carácter preventivo, estableciendo estos vínculos de confianza y proximidad entre la Policía y la comunidad. La cercanía policial con el pueblo es el principal activo que tiene la Policía Comunitaria para poder cumplir con este nuevo papel que hoy se asigna”, expresó Castro.