Tegucigalpa, Honduras.

A partir de de este martes todos los usuarios de teléfonos celulares que extravíen o les roben sus aparatos tendrán la opción de bloquear definitivamente su móvil, gracias a la entrada en funcionamiento del proyecto denominado la “lista negra”.

El propósito de esta medida es reducir la alta incidencia de robos de estos aparatos que muchas veces terminan cobrando la vida de decenas de hondureños y también evitar que sean utilizados por los miembros del crimen organizado para cometer delitos.

Ricardo Cardona, titular de la Comisión Nacional de Telecomunicaciones (Conatel) informó a LA PRENSA que hoy se reunirá con los tres operadores de telefonía, las autoridades de Seguridad, Defensa y altos mandos de la Inteligencia Militar para formalizar la implementación de la iniciativa.

“A partir de mañana (hoy) las personas tendrán dos opciones para bloquear su teléfono celular, es decir, que lo pueden hacer mediante un mensaje o asistiendo al centro más cercano de su operador”, explicó Cardona.

Además, aclaró que aparte de bloquear el celular, también se inhabilitará el chip del aparato. El programa será aplicado mediante un software que será manejado por la Asociación Internacional Sistema Global para las Comunicaciones Móviles (GSMA).

Esta organización es el operador mundial de todos las compañías de telefonía móvil, en el que se aglutinan más de 800 empresas.

El tiempo de bloqueo del aparato a nivel nacional será de cuatro años y de 18 meses en el resto de los países. Se determinó este periodo de tiempo porque es el tiempo suficiente para que los celulares se vuelvan obsoletos o desfasados y queden completamente inservibles.

Robo de aparatos

El funcionario reconoció que la inseguridad predomina en las principales ciudades del país, además, que el hurto de los aparatos móviles se efectúa especialmente en el transporte público.

“El robo se da más en la zona urbana, o sea, en las principales ciudades: Tegucigalpa, San Pedro Sula y La Ceiba. Este flagelo se perpetra especialmente en el transporte urbano público y en las calles”., acotó.

Notificó que el jueves y viernes de esta semana habrá una reunión con las autoridades de Telecomunicaciones de los países centroamericanos para tratar este tema y evitar que los teléfonos puedan ser utilizados en las demás naciones.

Es importante destacar que en la región solo Guatemala, Costa Rica y El Salvador han implementado esta medida.

Apoyo de operadores

Larissa Espinal, jefe de Comunicaciones Corporativas de Tigo, destacó el impacto positivo que tendrá la medida en la sociedad.

“Desde el inicio, Tigo ha apoyado la aplicación de la “lista negra” en Honduras, porque creemos que tendrá un impacto positivo para mitigar el robo de celulares en el país ”, declaró.

Explicó que se ha realizado una fuerte inversión en equipos y software porque todos los costos que conlleva la implementación de la “lista negra” están siendo absorbidos por los operadores, es decir, no representa costo para el Gobierno ni para los clientes.

Por su parte, Héctor Pavón, gerente de Asuntos Regulatorios de Claro, recomendó a todos los usuarios que desde ya busquen su IMEI, ya que este código es fundamental para el bloqueo del aparato. “Si no se tiene ese código será complicado el bloqueo, es por eso que desde ahorita la gente debe buscar su IMEI y guardarlo”, exhortó el ejecutivo.

Sin embargo, dijo que la empresa está trabajando en programas de desarrollo informático que permitan extraer automáticamente los datos, lo que llevará un par de meses.

Concluyó diciendo que todos los operadores trabajan en conjunto con Conatel para determinar cuál será la base de datos inicial, que entrará en operaciones a partir de este martes.