Tegucigalpa, Honduras.

Los obras de reparación de la Represa Hidroeléctrica El Cajón concluyen en junio, informó Leonardo Deras, gerente de generación de la Empresa Nacional de Energía Eléctrica (Enee).

El funcionario indicó que el proyecto lleva un avance de más del 90%, por lo que estiman que en dos meses las obras estén finalizadas.

Para saber sobre El Cajón
1. Usos
La represa es de multipropósito, ya que sirve para control de inundaciones, generación de energía, entre otros.
2. Costo
El costo total de su construcción fue de 775 millones de dólares en 1984. Está ubicada en el departamento de Cortés.
3. Capacidad
Tiene una capacidad total de 5,700 millones de metros cúbicos y produce 300 megavatios por hora.
La empresa contratada ya terminó con el revestimiento de los túneles que no tenían la capa de concreto desde la construcción de la represa. Asimismo, se hizo el cambio de toda la instrumentación de la hidroeléctrica. Modernizaron todos los sistemas de control y monitoreo de las presas y subestaciones.

La última etapa del proyecto es la atención de las fugas, manifestó Deras.

“Se finaliza con las fugas que en realidad solo eran el 20% de todo el proyecto”, agregó el funcionario.

Estos trabajos han tenido una inversión de 38 millones de dólares (unos 896.8 millones de lempiras) que son fondos nacionales. Las obras, que iniciaron en enero de 2015, estaban programadas para concluir en 24 meses.

Sin embargo, estas se prolongaron y se necesitó una ampliación de presupuesto para finalizar los trabajos.

Pérdidas por fugas de agua

Antes de iniciar las reparaciones en El Cajón las pérdidas por la fuga de agua eran elevadas.

Diseño de la represa
El Cajón tiene el arco más grande del hemisferio occidental y la sexta en el mundo.
Según cálculos del Colegio de Ingenieros Mecánicos, Eléctricos y Químicos de Honduras (Cimeq), las fisuras dejaban un déficit de 1,000 litros de agua por segundo.

Esto representaba una pérdida de agua de 31 millones de metros cúbicos al año.

El volumen del líquido anterior era equivalente a energía no generada de 13,000 megavatios hora anuales.

Ángel Hernández, directivo del Sindicato de Trabajadores de la Enee (Stenee), coincidió que las pérdidas de agua se han reducido por las obras en la represa.

El contrato con Astaldi está por concluir y las obras ya muestran avances significativos, aseguró.

Ahora las fugas son mínimas, la pérdida es de 70 mililitros por segundo.

“El contrato está por terminar y hay avances de más del 90% en los trabajos de la represa que comenzaron hace dos años”, indicó Hernández.