“Hace ocho años cuando gané las elecciones por primera vez, me propuse dos grandes objetivos en los primeros cien días: reparar el puente de Las Brisas y acabar con los baches. Ambos los logré, pero mi gran proyecto municipal y que hoy pone a San Pedro Sula como una urbe de vanguardia fue elaborar una herramienta para que la ciudad crezca en orden: el Plan Maestro de Desarrollo Municipal”.

“Cuatro años después asumí como alcalde por segunda vez y la historia era diferente. Mi trinomio era; obras, orden y honestidad”.

“Hoy más que nunca tengo claro que la ruta del orden, modernidad y crecimiento era ese plan maestro que hicimos realidad con el apoyo decidido de las Corporaciones Municipales que presidí en los ocho años de administración”.

“Logramos avanzar, pero no contábamos con que una pandemia, el incendio del mercado Guamilito y dos tormentas cambiarían las prioridades”. Así resume el alcalde Armando Calidonio sus ocho años de gobierno, y hoy, a sus 52 años, busca diri gir la ciudad por tercera vez, y su enfoque continúa siendo transformar a San Pedro Sula en una ciudad inteligente siguiendo la guía del Plan Maestro de Desarrollo”.

El alcalde conversó con LA PRENSA sobre lo que viene para la ciudad, la histórica inversión en salud y cómo la encontró hace ocho años.

$!La Unidad Estabilizadora contra el Covid ha sido fundamental para afrontar la epidemia en SPS. Calidonio anuncia pavimentación masiva, mercados zonales y un sinfín de obras.

¿Cómo estaba San Pedro Sula hace ocho años?

Apagada, sin brillo. La gente decía que nada se podía hacer y en aquel momento solo pedían que Ada Muñoz, exjefa de Control de Ingresos, saliera de la municipalidad. Soy el único alcalde que ha combatido de frente la corrupción.

¿Qué más encontró en la alcaldía?

Una deuda de más de 900 millones sin documentar en la administración, pero bien documentada por los proveedores. Se le debía a todo mundo, no teníamos crédito en ningún lado, era un reto gigantesco. Empezamos el proceso de reordenamiento administrativo y tecnológico porque el sistema que había era vulnerable, aparecieron los famosos borrones -empleados borraban millones de lempiras que adeudaban contribuyentes- y ahí descubrimos que había un fallo grande. Los sistemas no eran adecuados y comenzamos el proceso de modernización delegada, se ampliaron las oficinas, ganamos confianza, los ingresos mejoraron, pasaron de L1,396 millones en 2013 a L2,434 millones en 2019. Crecieron en un 74%. Proyectamos L2,700 millones para 2021; pero se vino la pandemia y las tormentas. No se logró.

¿Qué obras hizo en su primera gestión?

El puente de Las Brisas, remodelar la avenida Júnior y luego se desarrolló un proyecto agresivo de mejorar la red pavimentada, tapar baches. El proyecto más importante sería el Plan Maestro de Desarrollo Municipal para garantizar el crecimiento y desarrollo de la ciudad por los próximos 25 años. Se invirtieron en el Plan Maestro L80 millones de lempiras, fue el proyecto más grande.

¿Infraestructura hoy ya no es prioridad?

Cuando nosotros recibimos la ciudad se invertían como máximo L250 millones de lempiras al año, pero nosotros en el segundo año invertimos L391 millones, en el tercero L649 millones y a partir de 2016, L1,000 millones por año. Lo que antes se invertía en cuatro años, a partir de 2016 se ha invertido en un solo año.

$!El alcalde Armando Calidonio inspecciona los avances de la obra de construcción.

¿Las calles llenas de baches quedaron en la historia?

Primero hicimos una evaluación de la ciudad y vimos que la carpeta asfáltica estaba muy deteriorada, pero no teníamos fondos para colocarla nueva. Comenzamos con el bacheo, pero luego con el doble tratamiento y en 2014 comenzamos a colocar microcarpeta en la primera calle.

¿Qué fue lo más difícil en los primeros cuatro años?

Construir un equipo de trabajo sólido y entender lo que pasaba. Todos los días venían de los juzgados a decirnos que debíamos dinero. Todas las demandas laborales se perdían. Fortalecimos la unidad legal, creamos la Gerencia de Tecnología, cambiamos el organigrama. Comenzamos a formar equipos técnicos y a administrar la crisis, pero también en una agenda paralela trabajamos en el Plan Maestro. Mis discursos de toma de posesión han sido coherentes, siempre acordes con la situación, no han sido fáciles, pero con base en un plan hemos cumplido con los objetivos trazados.

Todos veníamos nuevos para manejar una crisis tan grande. Los vecinos comenzaron a pagar sus impuestos, hubo una respuesta positiva. Antes nos aplaudían por hacer una solución vial, tapar un bache y hacer un retorno. Hoy tenemos obras monumentales que están cambiando la ciudad. El 100% de los semáforos están conectados a un centro de movilidad urbana. En dos gobiernos hicimos lo que otros harían en siete.

¿Cómo logró gobernar con Corporaciones que tienen miembros de diversos partidos?

El Plan Maestro era el proyecto más importante en la primera administración. La Corporación esta compuesta por integrantes de distintos partidos, ideologías y pensamientos, pero nos acompañaron en la idea, se logró explicarles y apoyaron. Las Corporaciones Municipales han sido muy profesionales y nuestros planteamientos con argumentos y pensando en la ciudad.

¿Cuál fue la prioridad en su segundo mandato?

La pandemia cambió las prioridades y la mayor parte de recursos se enfocaron en salud, pero sin descuidar otros temas. Los macrodistritos de salud en Las Palmas y la Rivera Hernández, el fortalecimiento de los 14 centros de salud, la Unidad Estabilizadora de covid 19 y el centro de vacunación han sido claves para que la ciudad dejara de ser el epicentro de la pandemia porque se apoyó decididamente a la Secretaría de Salud. Ya está en proceso de construcción el macrodistrito de salud de Cofradía, se tuvo que parar, pero fue el primero que se reactivó con todas las dificultades y en diciembre o enero se habilitará. Solo en la unidad estabilizadora se han invertido 128 millones de lempiras.

Datos

20 Millones de lempiras se han invertido solo en diseño de mercados. Estos se construirán en Cofradía, Chamelecón, contiguo a terminal de buses y Guamilito.

9,300 Millones de lempiras se han invertido en infraestructura y programas durante los ocho años de gobierno de Calidonio, según datos municipales.

2,434 Millones de lempiras es la cifra más alta de recaudación de impuestos municipales, fue en 2019, lo cual representa un alza del 74% con relación al 2013.

¿Estaba en planes remodelar el mercado Guamilito?

Sí, pero hasta 2022 0 2023. Cuando ocurrió el incendio se decidió construirlo, incluso antes del mercado Central, que era el primero. En tiempo récord se hizo el diseño y la licitación. Estamos invirtiendo 120 millones y en diciembre o enero estará listo, a pesar de los altos precios de los materiales.

¿Qué lección le dejaron las tormentas Eta y Iota?

Otro desafío. Fueron 10 millones de metros cuadrados los afectados por el agua en San Pedro Sula. Invertimos L365 millones para limpiar estos lugares, y esto sin poner mano de obra porque todos los empleados municipales participaron en la limpieza de las casas. La inversión en colectores de aguas lluvias funcionó.

¿Cuál es el plan para recuperar el distrito comercial o el centro de SPS?

La gente lo ve como el plan de los mercados, pero nosotros lo llamamos el rescate del distrito comercial. Tenemos una sentencia judicial que nos ordena sacar a los vendedores de las calles, pero ubicarlos en un lugar correcto, y la recuperación del distrito comercial pasa por eso. La estrategia de inversión en los mercados distritales es para generar suficientes espacios, por lo menos para 5,000 familias emprendedoras, que son las que están en las calles, y ubicarlas en un lugar donde haya suficiente tránsito.

¿Dónde se construirán esos mercados?

En Cofradía, Chamelecón, Rivera Hernández, Fesitranh y en el predio contiguo a la terminal de buses, cuya construcción ya arrancó. Este mercado es un proyecto de 1,000 millones de lempiras, son 2,800 puestos, son 32,000 metros cuadrados de nave y 900 estacionamientos. Un centro comercial tiene 100 tiendas, pero ahí habrá 2,800. Entonces se requiere de una estructura administrativa, y eso nos lleva tiempo, y lo estamos haciendo con asesoría de Medellín, Colombia, que ya ha pasado por esto.

¿Está en sus planes construir más macrodistritos de salud en otras zonas de SPS?

Sí, en Chamelecón, Los Cármenes y la Satélite. Serían tres más para que tengamos cubierta toda la red primaria con el fortalecimiento de los centros de salud. La visión en un futuro cercano es que la ciudad se encargue de los hospitales.

SPS era catalogada como la ciudad más violenta del mundo y luego fue epicentro de la pandemia, ¿cómo estamos en este momento?

Pasamos de una ciudad peligrosa a una maravillosa; de epicentro de la pandemia al mejor manejo de la misma, y eso solo se logra con la ayuda de Dios y el trabajo conjunto. Hemos estado enfocados, los retos nos han movido, hemos visto las cosas desde el punto positivo y proyectos que emprendemos lo llevamos al mejor término; pero eso es gracias a un equipo muy profesional con el que contamos y a las decisiones corporativas.

¿Qué proyectos se ejecutarían en los próximos cuatro años?

Los mercados. Además, hay que garantizar un transporte público eficiente. Estamos hablando de una inversión de 3,500 millones de lempiras de inversión, dos nuevas terminales de buses, una en el norte y otra en el este. Nuevos buses y vías de transporte, un sistema diferente, troncalizado, con vías complementarias alimentadoras y sistema de pago electrónico.

¿Qué más pueden esperar los sampedranos de usted?

Un proyecto de pavimentación masiva para mejorar la salud de la población. Estamos elaborando un estudio que nos permita determinar lo que nos vamos a ahorrar en atender personas con problemas respiratorios y de piel para poder justificar la obra. Será el proyecto de pavimentación masivo más ambicioso que ha tenido el país y se hará en SPS.

¿Estos proyectos están en el Plan Maestro?

Claro, la mayoría. Uno de los esquemas para desarrollar proyectos son las empresas mixtas, y en vez de incrementar los tributos tendríamos otra fuente de ingresos. En este esquema está el tema de ayudar a la modernización del aeropuerto, los mercados, los estacionamientos públicos y planteamos convertir el estadio Olímpico en un centro comercial.

¿Todos esos proyectos se lograrían en cuatro años?

Se tienen que empezar. El Plan Maestro es a 25 años. No solo es dinero de gobierno, sino de la empresa privada, ya que generará desarrollo. Nosotros nos expandimos demasiado con un desarrollo desordenado y perdimos la capacidad de ordenarnos. Cuando recuperemos el distrito comercial vamos a tener los centros comerciales, el centro de la ciudad, los mercados y las tiendas y pulperías. Habrá una segmentación para las personas, hay que transformar y cambiar. Ya hay confianza y todos son proyectos que se pueden realizar.