08/08/2022
08:35 AM

Más noticias

Trump recortó asistencia a Honduras desde el año 2017

Cooperación cayó de 208 millones de dólares a 65.7 millones en 2019. Gobierno advierte que recortes afectarán programas de salud, educación, combate a corrupción y seguridad.

Tegucigalpa, Honduras.

Honduras recibió un poco más de 523 millones de dólares en asistencia de Estados Unidos entre 2016 y 2019; pero se prevé una drástica disminución de esa ayuda para el año fiscal 2020 a raíz de los últimos recortes ordenados por el presidente Donald Trump para Centroamérica.

El Congreso de Estados Unidos aprobó en 2016 un paquete de ayuda para la región de 750 millones de dólares; pero con la llegada de Trump a la Casa Blanca la cooperación disminuyó a 655 millones en 2017, 615 en 2018 y 527.7 en 2019.

Para el próximo año, la propuesta de la administración Trump consiste en recortar los fondos para América Central en casi un 25% de los niveles aprobados en 2019.

LEA: Comienza el 'Mes de la herencia africana en Honduras'

Desde 2015 ha habido un consenso bipartidista de que un paquete de ayuda integral y sólido para América Central es clave para abordar las causas fundamentales de la migración.

La solicitud de este año reduciría casi en un 60% la financiación estadounidense para Centroamérica desde que Trump asumió el cargo el 20 de enero de 2017, según la organización Wola.

De todo ese paquete de ayuda para la región, Honduras recibió en asistencia extranjera de Estados Unidos 208 millones de dólares en 2016, 181 en 2017, 67.8 en 2018 y 65.7 en 2019, según datos del Congreso y del Departamento de Estado de ese país.

Los fondos, que son manejados por la Agencia de los Estados Unidos para el Desarrollo Internacional (Usaid), fueron destinados para cuatro programas específicos: buen gobierno, transparencia y derechos humanos; crecimiento económico, seguridad alimentaria y desarrollo rural y social; fronteras y control de drogas; y seguridad, sector justicia y prevención de la violencia.

Wola cuestionó que en respuesta al éxodo de familias centroamericanas que huyen de la región y solicitan asilo en Estados Unidos, el Presidente, a través de Twitter, ha amenazado con cortar todas las formas de asistencia a Guatemala, El Salvador y Honduras.

“En lugar de recortar abruptamente la ayuda, el Gobierno de EUA debería priorizar la asistencia que aborde la corrupción, la violencia, la disparidad económica y la impunidad que impulsan a los centroamericanos ir al norte”, advirtió.

Renglones afectados. Al respecto, Ebal Díaz, ministro de la Presidencia de Honduras, lamentó la decisión del Gobierno de Estados Unidos de recortar su asistencia financiera para los países del Triángulo Norte y arguyó que el país ha trabajado fuerte para reducir la migración ilegal y el tráfico de drogas a esa nación.

“Lamentar porque creo que el combate a la migración es combatiendo la violencia y la inseguridad, y en eso Honduras ha hecho su tarea”, aseguró.

Díaz detalló que la suspensión de ayuda afectará programas de salud y educación, así como fondos destinados al combate de la corrupción que son manejados por las agencias estadounidenses. Aclaró que los fondos que asignó EUA no ingresan al presupuesto nacional, sino que son manejados por sus agencias.

EEUU redobla controles en sus fronteras
CIUDAD JUÁREZ. Agentes fronterizos estadounidenses instalaron mayores controles de seguridad en los puertos de entrada con la mexicana Ciudad Juárez tras declarar una “crisis humanitaria y seguridad sin precedentes” por un mayor número de migrantes en la ciudad de El Paso, Texas.

En el puente internacional Zaragoza, una patrulla de protección fronteriza dejó libre solo un carril para la circulación de vehículos; mientras que en el puente Córdova-Américas, dos agentes bloquearon los únicos dos carriles abiertos para controlar el acceso.

La mayor vigilancia se da después de que el miércoles pasado las autoridades estadounidenses anunciaron que reasignarían hasta 750 oficiales para apoyar a la patrulla fronteriza en el procesamiento, transporte y vigilancia de los migrantes.

El comisionado de la Oficina de Protección Fronteriza, Kevin McAleenan, dijo en ese momento que, a nivel nacional, las autoridades estadounidenses tenían procesadas a unas 13,400 personas, lo que calificó como una crisis.“Un número alto para nosotros es 4,000, un nivel de crisis es de 6,000; 13,000 no tiene precedentes”, dijo el funcionario al agregar que tan solo en El Paso “hay 3,500 migrantes en instalaciones diseñadas para mucho menos personas”.

El aumento en la vigilancia ha provocado hasta cinco horas de espera para quienes cruzan a diario de Ciudad Juárez a El Paso en Texas.