18/05/2024
12:16 PM

Desde L5,000 hasta L5 millones presta Banadesa a productores

Son más de 2,000 productores, en su mayoría de granos básicos los beneficiados. El banco estatal ha recibido solicitudes de préstamos que rondan los L450 millones.

Tegucigalpa, Honduras.

Después de cinco años que el Banco Nacional de Desarrollo Agrícola (Banadesa) dejara de otorgar préstamos a los productores, en lo que va de este año han sido miles de campesinos del sector agroalimentario que lograron acceder a créditos para iniciar sus siembras.

Desde que se declaró estado de emergencia alimentaria en el país, el Gobierno reactivó Banadesa, inyectándole 1,000 millones de lempiras para dar préstamos a los campesinos con tasa de interés de 2.5% y 5%. De mayo a la fecha Banadesa ha desembolsado unos 300 millones de lempiras en créditos a más de 2,000 productores. Uno de ellos es Ramón Oliva en Juticalpa, Olancho, quién fue uno de los primeros beneficiados con el crédito.

PARA SABER

A través del PCM 10-2022 la presidenta Xiomara Castro declaró en mayo estado de emergencia alimentaria en el país; y para hacerle frente a la crisis se ordenó la reactivación financiera de Banadesa para dar financiamiento a los productores.

El productor de maíz recordó que años atrás lo más que sembraba era hasta 10 manzanas de tierra, pero con el préstamo que recibió este año su siembra se duplicó. Actualmente tiene sembrado 20 manzanas de maíz, además, logró tecnificar su siembra con el uso de fertilizantes agroquímicos, para mejorar los cultivos y otros insumos para combatir plagas.

Don Ramón proyecta cosechar 100 quintales de maíz por manzana sembrada, por lo que planea colocar su producto en el mercado nacional.

“Antes sembraba poco, más que todo para el consumo de mi familia, pero con los que saque voy a vender una buena parte”, dijo.El 90% de los créditos aprobados son para pequeños productores, con montos menores a L400,000, como el que solicitó don Ramón; sin embargo, los préstamos rondan desde los L5,000 hasta los L5 millones.

Apoyo

Erlyn Menjívar, presidente de Banadesa, aseguró que con los créditos los productores están recuperando en un 80% las áreas de siembra que no se iban a cultivar debido a la falta de fondos.

“Llevamos alrededor de unos 420 millones de lempiras aprobados, o sea que ya están comprometidos a los productores, de esos ya más de L300 millones fueron desembolsados”, resaltó. La necesidad de los campesinos en retomar la siembra en sus parcelas se refleja en la cantidad de solicitudes a créditos que el banco ha recibido, a la fecha son alrededor de L450 millones en solicitudes que se han recepcionado.

Los más beneficiados son los agricultores de Olancho, solo de la esa zona el total de solicitudes que se han recibido llegan a los 120 millones de lempiras, indicó Menjívar. La mayoría de los préstamos son para productores de granos básico; no obstante, ya se están recibiendo solicitudes de otros rubros del sector agroalimentario.

“Un 98% de los créditos han sido para granos básicos, pero están ampliando, “ya estamos recibiendo solicitudes desde la semana pasada de productores de papas, banano y se han acercado productores de pitaya”.

Requisitos

Para ayudar a la reactivación agrícola, Banadesa flexibilizó los requisitos para que los productores puedan acceder a sus créditos más fácilmente. Con apoyo de la Comisión Nacional de Banca y Seguros (Cnbs) se excluyó de la central de riesgo a los productores que tienen deudas con el banco estatal, que según el presidente son el 75% de los productores.

Dulio Medina, de la Asociación de Agricultores y Productores de Granos Básicos (Prograno), resaltó el apoyo del banco para los productores aún con mora en su crédito.

Sin embargo, recomendó equipar con más personal las 31 regionales que tienen el banco. Entre los requisitos que solicita el banco están: fotocopia del Documento Nacional de Identificación (DNI), el RTN, una fotografía, un mapa de la zona a sembrar; además de un aval, que puede ser otro productor de la zona.

Banadesa también firmó un convenio con el sector agroindustrial para garantizar contratos a los productores y así mismo garantizar el pago del crédito.