27/05/2024
12:01 AM

Crece 25% la violencia contra menores Honduras, según ONG

Junio de 2023 se consolidó como el mes más violento para la niñez y juventud en Honduras con 88 homicidios.

Tegucigalpa, Honduras.

Más de 700 niños, adolescentes y jóvenes murieron de forma violenta en 2023 en Honduras, donde la Red de Instituciones por los Derechos de la Niñez (Coiproden) exigió este jueves “mayores acciones” para prevenir, investigar y sancionar la violencia, un fenómeno que obliga cada año a cientos de hondureños a emigrar.

Según un informe de la Red, que aglutina a 29 organizaciones, la cifra de personas menores de 30 años asesinadas en Honduras en 2023 fue de 713, con un aumento del 25,3 % frente a las 569 muertes registradas en 2022.

De las 713 muertes reportadas el año pasado, 138 eran niños y jóvenes menores de 17 años, y 575 tenían entre 18 y 30 años, añadió.

La organización señaló además que de las 713 muertes violentas registradas el año pasado, 581 corresponden a hombres y 132 a mujeres.

Honduras necesita más acciones para prevenir violencia

El director de la Red Coiprodeh, Wilmer Vásquez, dijo que es necesario promover “mayores acciones” del Gobierno para prevenir, investigar y sancionar toda forma de violencia en el país centroamericano.

“Las acciones deben ser contundentes y al más alto nivel, deben enfocarse en reducir toda forma de violencia contra las niñas, niños y jóvenes de este país”, subrayó.

Vásquez aseguró que “es urgente” que Honduras construya una estrategia de seguridad ciudadana orientada a garantizar la protección integral de los hondureños, especialmente de los grupos de mayor vulnerabilidad.

Señaló que de “nada sirve” que el país tenga políticas públicas de prevención de la violencia, sino se asigna presupuesto para su ejecución o “son ignoradas” desde las diferentes instituciones del Estado.

“Seguiremos hablando de muertes violentas si no se toman decisiones y no se focaliza inversión con una mayor responsabilidad y una verdadera coordinación interinstitucional”, enfatizó el coordinador de la Red.

Agregó que el Estado de excepción “no nos ha dado los resultados que nosotros esperábamos en función de las muertes violentas hacia la niñez y juventud”.