Tegucigalpa, Honduras.

En Washington, la Casa Blanca endureció ayer su lenguaje ante la crisis por la llegada masiva de niños centroamericanos a la frontera sur de Estados Unidos, al asegurar que la “mayoría” de ellos no cumplirá los requisitos para permanecer en ese país por motivos humanitarios y serán deportados.

“Es improbable que la mayoría de estos niños que pasan por un proceso (judicial tras su llegada a EUA) puedan cumplir los requisitos para el alivio humanitario, lo que significa que la mayoría no tendrá una base legal para permanecer en este país”, dijo el portavoz de la Casa Blanca, Josh Earnest, en rueda de prensa.

Ver especial: Niños migrantes de Honduras

“Si no cumplen esos requisitos para permanecer como refugiados, serán enviados de vuelta a sus países”, sentenció Earnest.

Hasta ahora, la administración del presidente Barack Obama había indicado únicamente que los niños indocumentados que llegan solos al país entran en un proceso de deportación; pero el tribunal de inmigración resuelve su situación caso por caso y examina los riesgos que pueda suponer para ellos regresar a su país de origen.

El Gobierno estadounidense presentará hoy al Congreso norteamericano su plan definitivo para acelerar la deportación de los niños centroamericanos que llegan a la frontera, procedentes en su mayoría de Guatemala, Honduras y El Salvador.

Aunque la Casa Blanca no ha confirmado la cifra, varios medios apuntan a que la legislación de gasto suplementario de emergencia que Obama solicitará al Congreso para hacer frente a la crisis ascenderá a unos dos mil millones de dólares.

Medidas humanitarias

Grupos de activistas pidieron ayer al presidente Barack Obama medidas humanitarias para los niños centroamericanos que cruzan solos la frontera de EUA y para que tome acciones ejecutivas, como prometió la semana pasada ante el bloqueo de los republicanos a la reforma migratoria.

Los activistas, congregados a las puertas de la iglesia episcopal de San Juan, situada a pocos metros de la Casa Blanca, condenaron la “respuesta insuficiente” del presidente Obama ante la llegada de miles de menores principalmente de El Salvador, Guatemala y Honduras, y su falta de palabra para llevar a cabo una reforma migratoria.

Gustavo Torres, director ejecutivo del grupo defensor de los derechos de los inmigrantes Casa Maryland, señaló que Obama “claramente ha fallado” en dar respuesta a esta crisis que implica a niños que “buscan oportunidades y seguridad” en Estados Unidos, adonde algunos tienen familiares.

Secretario visita Guatemala

El secretario de Seguridad Nacional de Estados Unidos, Jeh Johnson, visitará hoy y mañana miércoles Guatemala para tratar la crisis humanitaria por el éxodo de miles de niños centroamericanos a ese país.

“Buscaremos soluciones a corto, mediano y largo plazo con ellos (Estados Unidos) ante la crisis desatada en los últimos meses con el arribo de niños no acompañados a suelo norteamericano”, comentó el canciller guatemalteco, Fernando Carrera.El secretario estadounidense tiene previsto reunirse el martes en horas de la tarde con el gobernante guatemalteco, Otto Pérez, con quien dialogará temas de seguridad, entre ellos la migración de niños de El Salvador, Guatemala y Honduras.

Aunque los tres países esperan un trato migratorio especial, el propio Johnson dijo el domingo que la frontera sur de su país no “está abierta” a la inmigración y lo que corresponde es la repatriación inmediata.

Johnson llegará acompañado por el jefe del Comando Sur del Ejército estadounidense, John Kelly, y consejero del Departamento de Estado, Thomas Shanonn, indicó el Gobierno guatemalteco.