27/11/2022
12:01 AM

Más noticias

Cardenal: 'El vandalismo es manchar el rostro de nuestra Honduras”

El cardenal Óscar Andrés Rodríguez condenó los actos contra la Catedral del 15 de septiembre en la homilía ayer en la capital

    Tegucigalpa, Honduras

    El cardenal Óscar Andrés Rodríguez denunció ayer públicamente los actos vandálicos que encapuchados cometieron en la Catedral metropolitana de San Miguel Arcángel.

    Aniversario
    El cardenal Rodríguez espera que esta ciudad (la capital) “siga creciendo y desarrollándose, pero no sin Dios, no sin valores”.

    Eso sucedió este 15 de septiembre cuando seguidores del Partido Libertad y Refundación (Libre) y del Movimiento Estudiantil Universitario (MEU), en su marcha paralela a los desfiles de independencia, mancharon las paredes de la iglesia.

    Uno de esos mensajes ofensivos con que mancharon la fachada de la Catedral fue el siguiente: “Dios ha muerto”.

    “Señores guías de esos grupos, reflexionen, llevan un camino equivocado y jamás van a llegar al poder, el que se pone contra Dios fracasa”, señaló Rodríguez.

    Hizo un llamado a que se conviertan y que sigan a Dios, no esas ideologías que solo llevan al dolor y la muerte. En su homilía dominical también dijo que esas ideologías son gérmenes de injusticia y de sufrimiento para muchas personas.

    Respeto

    “Podemos tener diferente ideología, pero respetándonos unos a otros, y quien no respeta no merece respeto”, comentó el cardenal.

    A su vez señaló que quien divide al pueblo hondureño nunca va a cosechar desarrollo ni paz para el país. En esa marcha, los encapuchados también agredieron a periodistas de un medio de comunicación televisivo. “Ojalá que los dirigentes y los que impulsan ese tipo de reacciones comprendan que están equivocados, que no sigan equivocándose, sino que emprendan el camino de la justicia, de la verdad y del respeto mutuo”, advirtió.

    Añadió que la ambición solo tiene sentido si es una manera para servir al prójimo. “Esperamos que la ciudad siga creciendo y desarrollándose, pero no sin Dios, no sin valores, no sin el respeto de cada uno, el vandalismo es verdaderamente manchar el rostro de nuestra Honduras”.

    También indicó que eso afecta la imagen del país a nivel internacional porque los extranjeros ya no quieren venir a Honduras.