27/02/2024
12:35 AM

Cae el primer hondureño extraditable a Estados Unidos

Carlos Arnoldo Lobo fue capturado ayer en un operativo sorpresa de San Pedro Sula.

San Pedro Sula, Honduras.

En una sorpresiva operación fue capturado ayer en San Pedro Sula Carlos Arnoldo Lobo, conocido como el Negro Lobo.

Es el primer hondureño pedido en extradición por el Gobierno de Estados Unidos por vincularlo al tráfico de drogas.
La captura se produjo en el barrio Río de Piedras, alrededor de las 11:00 am, por orden emitida por el Juzgado de Extradición de Primera Instancia.

De allí fue trasladado a la colonia Trejo, donde se realizó el allanamiento de la casa en la que se presume que habitaba y que está a nombre de su suegra.

Lobo vestía camiseta gris, calzoneta azul con blanco y sandalias.

La operación para aprehenderlo estuvo al mando de la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado y el Grupo de Operaciones Especiales Táctiles (Goet), que ejecutaron allanamientos en varias residencias, una en la colonia Trejo, dos en el barrio Río de Piedras y otra en la residencial El Barrial. Ellos informaron que al momento de la captura Lobo hacía compras en una panadería de la zona.

Luego de llevarlo a su vivienda fue trasladado bajo fuertes medidas de seguridad a la 105 Brigada de Infantería en San Pedro Sula, donde ya lo esperaba un helicóptero de la Fuerza Aérea de Honduras para trasladarlo a Tegucigalpa.

En la lujosa mansión en la colonia Trejo había otras personas, pero ninguna fue detenida. Según fuentes oficiales, en el tiempo en que el supuesto narcotraficante se encontraba en una oficina de las instalaciones militares comenzó a temblar y se mostró soñoliento, por lo que se alarmaron y él les manifestó que necesitaba una vitamina, pero las autoridades determinaron que era por nerviosismo.

Germán Alfaro, subcomandante de la Policía Militar, manifestó que el traslado del presunto narcotraficante fue rápido. “Todo sucedió en menos de media hora hasta colocarlo en el helicóptero; esto fue para impedir cualquier amenaza”.

Alfaro agregó que en el momento de la detención, Lobo estaba relajado. “Según la información que se maneja él es una persona a la que no le gustan las armas, por lo que no se utilizó la fuerza y no fue necesario hacer ningún disparo”.

Luego de la captura, agentes de la Policía Preventiva y la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico allanaron las tres viviendas en San Pedro Sula que serían propiedad de Lobo.

En una de las lujosas casas en la 2 calle y la 22 avenida del barrio Río de Piedras se encontraron dos camionetas, un Jeep blanco y una Land Cruiser roja.

El segundo allanamiento fue a las 4:30 pm en otra residencia entre 8 y 9 calles y 24 avenida del mismo barrio. Allí, agentes reportaron el hallazgo de tres camionetas más, una de ellas blindada, y un juego de cubiertos de oro. Los policías describieron el lugar como una lujosa mansión.

La tercera casa fue allanada simultáneamente en la residencial El Barrial. Los agentes informaron que estaba abandonada y que según las investigaciones desde hace varios meses ninguna persona residía en el lugar.

El 6 de marzo de este año, la Fiscalía emitió la orden de allanamiento en la vivienda donde Lobo vivía con su familia.
Javier Leopoldo Flores Milla, director de la Policía Preventiva, dijo que la captura del supuesto narcotraficante ha sido uno de los mayores logros de las instituciones encargadas de mantener el orden público.

“No tenemos conocimiento de que Lobo haya sido capturado antes; sin embargo, se le habían incautado bienes en diferentes partes del país”, explicó el jefe policial.

Los agentes de la Dirección de Lucha contra el Narcotráfico continuaron con varios allanamientos en otras casas de San Pedro Sula.

El primer golpe contra Lobo

La Unidad de Privación de Dominio de la Fiscalía Especial contra el Crimen Organizado (Fescco) aseguró en octubre de 2011 alrededor de 46 propiedades, supuestamente a nombre de Lobo, valoradas en 46 millones de lempiras en La Ceiba, San Pedro Sula e Islas de la Bahía. El monto total de lo incautado entonces ascendió entre 300 y 500 millones de lempiras.

También se incautaron cuentas bancarias por 10 millones de lempiras.

El Negro Lobo forma parte de la lista de al menos una docena de hondureños a los cuales Washington pretende pedir en extradición para que sean juzgados por la justicia estadounidense.

Esa acción fue catalogada como el operativo más grande en la historia del país.
La mayoría de las propiedades y los bienes aparecen registrados a nombre de Carlos Arnoldo Lobo y Lessi Daneza Puerto Ruiz.

Garantizan debido proceso

El Poder Judicial garantiza el debido proceso en el trámite de solicitud de extradición del hondureño Carlos Arnoldo Lobo Alemán. Así lo expuso ayer el magistrado de la Corte Suprema de Justicia, Carlos David Cálix, coordinador de la Sala Penal.

Se respetarán todas las garantías que conceden la Constitución y las leyes, como el derecho de defensa, que es inviolable, expresó el magistrado.

Se le concederá la oportunidad de exponer sus alegaciones para negarse a ser extraditado.

En este procedimiento de extradición Lobo contará con derechos, como guardar silencio, tener un abogado de su selección, presentar pruebas, garantía de la defensa y el debido proceso, señaló. Explicó que en esta y otras solicitudes, el pleno de la Corte nombra a un juez para conocer y responder la solicitud, en primera instancia.

Como ya fue capturado, se celebrará una primera audiencia en la que el juez le dará a conocer a Lobo los cargos por los cuales Estados Unidos lo solicita. Su defensa podrá aportar pruebas y en el momento procesal oportuno, este juez dictará una resolución. En caso de presentarse la apelación, el pleno decidirá si Lobo es o no extraditado.