Tegucigalpa. Con ascensos y homenajes póstumos se celebró ayer en la capital el día del Policía Hondureño.

Un total de 40 oficiales de la Policía Nacional fueron ascendidos ayer al grado superior por aprobación del Congreso Nacional.

Durante la ceremonia se ascendió a cinco comisionados a comisionados generales; cinco subcomisionados a comisionados, 16 comisarios a subcomisionados y 14 comisarios.

En el rango de comisionado a comisionado general se encuentran: José Ecliserio Oliva Acosta, Elder Madrid Guerra, Joaquín Amado Mejía Alvarenga, Ramón Antonio Sabillón Pineda y Félix Villanueva Mejía, estos últimos, director general y subdirector de la Policía Nacional.

Del grado de subcomisionado a comisionados, los ascendidos son: Gustavo Adolfo Fajardo Hérnandez, Roger Medardo Maradiaga Amador, Ramón Banegas Cárdenas, Wilmer Danilo Marthel Valle y Erick García Canales.

Otros 14 oficiales ascendieron de comisarios a subcomisionados y 14 obtuvieron el rango de comisarios.

Las autoridades de la Secretaría de Seguridad también entregaron un reconocimiento póstumo a los familiares de tres agentes que fallecieron en el cumplimiento del deber al enfrentarse con bandas criminales en diferentes zonas del país.

Los condecorados con la Estrella al Sacrificio son los ahora occisos Ronald Augusto Irías Martínez, Florentino García Godínez y Yojana Patricia García, las medallas fueron recibidas por un miembro de su familia por parte del presidente de la República, Juan Orlando Hernández.

Vamos a ganar

Durante la ceremonia, Arturo Corrales, ministro de Seguridad, reconoció que la institución policial “ha tenido días oscuros, pero lo más importante es que decidió luchar para salir de esos días, fijando un ritmo y estrategia basada en la verdad”.

Recordó que el próximo mes de septiembre la Policía comienza a escribir su “libro blanco”, ya que cumpliría un año de estar en el proceso de fortalecimiento y depuración.

El presidente Juan Orlando Hernández que encabezó los actos dijo respecto a la inseguridad “vamos a ganar y recuperaremos la paz… No escuchemos a aves agoreras”.