Afiliados exigen cárcel para Mario Zelaya y más “cacería” de corruptos del IHSS

Medicinas, pago de incapacidades, mejora de atenciones y programaciones y trato más digno son otras peticiones.

En la farmacia del seguro aún hay desabastecimiento de medicinas por lo que los derechohabientes piden ayuda del Gobierno.
En la farmacia del seguro aún hay desabastecimiento de medicinas por lo que los derechohabientes piden ayuda del Gobierno.

San Pedro Sula, Honduras.

El aire que se respira en el Instituto Hondureño de Seguridad Social (IHSS) de San Pedro Sula tiene matices de esperanza y sentencia.

Miles de afiliados sienten alivio porque fue capturado el principal cabecilla del saqueo de las arcas de la institución.

Otros exigen que el exdirector Mario Zelaya vaya directo a la cárcel a pagar, más allá de los delitos que se le imputan, por las vidas que se han perdido por falta de medicamentos, ambulancias o pésimas atenciones, sencillamente porque la excusa eran “no hay” o la falta de fondos.

“Miles de personas estamos pagando el despilfarro de dinero que han hecho grupos poderosos con el Seguro Social. Nos deben incapacidades y muchas personas han muerto por no tener el dinero para comprar el medicamento que debió ser otorgado por este hospital”, expresó el paciente Fernando Miranda.

En un recorrido de LA PRENSA por varias salas del Seguro Social se escuchaban los comentarios de las personas sobre la captura de Mario Zelaya.

“Nunca creí que el exdirector del Seguro fuera capturado. Siempre la gente de cuello blanco ha robado y queda libre, pero ahora parece que las cosas han cambiado porque agarraron a uno de los grandes. Esperamos que capturen a los demás”, manifestó el derechohabiente Tomás Pérez.

Hermetismo

Los empleados -enfermeras, médicos y el personal de mantenimiento- se mostraron herméticos cuando se les consultó su opinión sobre la captura de su exjefe y no quisieron declarar ante los medios de comunicación por temor de perder su empleo.

Pese a que el IHSS está intervenido desde el año pasado, los usuarios aún no ven cambios y siguen denunciando por la mala atención y sobre todo la falta de medicinas.

En la farmacia se quejan a diario porque los enfermos se van con más recetas que medicamentos.

“Soy una persona de la tercera edad y a diario necesito insulina para mantenerme estable. Es decepcionante venir al Seguro y no encontrar mis medicamentos, que son fundamentales para vivir”, relató entre lágrimas Aminta García.

A nivel nacional hay unos 600,000 afiliados del Seguro Social que dan mensualmente sus aportes a la institución, pero las malas administraciones han dejado deudas de más de L6 mil millones, en su mayoría con proveedores.

La Prensa